martes, 29 de agosto de 2017

Los Conciertos para piano VII.

Serguéi Rachmaninov:   Concierto para Piano no.3 en Re menor Op. 30


El Concierto para piano n.º 3 en re menor, opus 30 de Serguéi Rachmaninov (1873-1943) es famoso por su exigencia musical y técnica para el intérprete. Tiene la reputación de ser uno de los conciertos para piano más difíciles del repertorio pianístico.

Francisco Rivero. Concierto No. VII. 2017

Rachmaninov, quien estaba a punto de emprender una gira de conciertos por los Estados Unidos y Canadá, llevaba tiempo preparando algunas obras para el piano, en su nativa Rusia. Su Segunda Sinfonía y el Concierto para piano No. 2, le permitieron  ganar una bien asentada fama de compositor, que trascendió las fronteras nacionales. En   septiembre de 1909 en la quietud de su hacienda familiar, Ivánovka, completó la partitura del Concierto para piano No. 3.  Poco después Rachmaninov embarcó para los Estados Unidos. Se estrenó el 28 de noviembre del mismo año por la antigua Sociedad de la Orquesta Sinfónica de Nueva York, bajo la batuta de Walter Damrosch y el propio compositor al piano.
El Tercer Concierto de Rachmaninov está considerado como uno de los más difíciles y exigentes para el piano. Jósef Hofmann a quien fue dedicado no lo llegó a tocar públicamente alegando que "no era para él". El compositor escribió dos versiones de la "cadenza": la primera corta, fácil y suave y la segunda que anotó Ossia (alternativa), más larga, grandiosa y difícil, tanto que ni siquiera el propio Rachmaninov la interpretaba.
El concierto es de una belleza apasionadamente romántica que posee un virtuosismo que realmente arrebata y subyuga. Es profundamente ruso desde el principio hasta el final y se inserta en la tradición de los románticos como Tchaikovsky y Borodin.
La obra de unos 40 minutos de duración se estructura en cuatro movimientos.

1.       Allegro ma non tanto                                    15:50            
2.       Intermezzo (Adagio)                         10:38             
3.       Finale (Alla breve)                            14:17  
Discografía:

La primera grabación del concierto fue realizada por Vladimir Horowitz acompañado por la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Albert Coates  en 1930. Rachmaninov lo grabó entre 1939 y 1940 con la Orquesta de Filadelfia y bajo la batuta de Eugene Ormandy.
Entre mi discoteca personal he hallado algunas versiones de este concierto que bien vale la pena destacar.
1) Una de las más viejas corresponde al texano Van Cliburn con la Orquesta Sinfónica del Aire del sello Columbia. Año 1958.
2) Una de las grabaciones más populares fue la del pianista Byron Janis, con el director Antal Dorati y la Orquesta Sinfónica de Londres, en 1961. Sello Mercury Living. Esta y la anterior son grabaciones Mono originales y remasterizadas suenan muy bien.. A pesar del paso de los años, todavia mantienen un sonido agradable, blando y aterciopelado ideal para un fondo musical de algúna oficina de trabajo.
3) El virtuoso español Rafael  Orozco grabó los cuatro conciertos de Rachmaninov en 1972-73. Orquesta Filarmonia con Edo de Waart. Sello Phillips.
4) De los años 70 es la famosa grabación de Ashkenazy, considerada por algunos eruditos en el tema, como insuperable.
5) La ucraniana Valentina Lisitza, quien grabó también  la tetralogía más la Rapsodia Paganini, junto el director Michael Francis y la Orquesta Sinfónica de Londres en el Sello DECA. 2013.
6) La pianista china Yuja Wang, con la Orquesta Simón Bolívar dirigida por Gustavo Dudamel es una de las mejores versiones que he escuchado. Una grabación en vivo con una edición de sonido muy profesional. Bastante suave, ligera y equilibrada la orquesta, con un brillo especial que imparte Dudamel. Los pequeños toques picantes y muy personales de la joven de dedos de acero en el piano,  realzan la pieza. Sello DG. 2013.

7) La dupla Leif Ove Adnes y Antonio Pappano con la Sinfónica de Londres también es una opción innovadora. Sello EMI 2010.

En este video, la gran pianista rusa Olga Kern nos cautiva con su arte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario