domingo, 27 de agosto de 2017

Los Conciertos para piano V.

Béla Bartók. Concierto para piano No. 1.

Otro gran concierto para piano, compuesto a mediados de los rugientes años 20, lleno de audacia, irreverencia, jazz y modernismo.

El Concierto para Piano No. 1 en La mayor, de Béla Bartók (1881-1945), fue compuesto en 1926. La obra se estrenó en Frankfurt en 1 de julio de 1927, con Bartók como solista y Wilhelm Furtwängler como director.
Después de tres años sin componer casi nada, Bartok rompió la sequía con este concierto en 1926. En ese mismo año Bartók compuso otras obras para piano, de manera consecutiva, con la finalidad de incrementar su repertorio: su  Sonata en tres movimientos, la colección de piezas titulada Al aire libre, las Nueve piezas para el piano y el Primer Concierto para Piano. En estas obras se produce un cambio estilístico, abandonando el ideal beethoveniano de profundidad espiritual, por el del barroco de  artesano perfeccionista en el contrapunto a la manera de  Bach.

Francisco Rivero. Homenaje a kandisnky. 2017


El concierto esta escrito para una orquesta consistente en un piano solo, dos flautas , dos oboes, dos clarinetes (uno doblando en el clarinete bajo), dos fagotes, 4 trompas ( En fa), dos trompetas (en Do), tres trombones, timbales, dos tambores redoblantes, bombo, cuatro platillos, triángulo, tamtam y cuerdas.
No es una pieza fácil de apreciar en una primera audición. Es el más moderno de los tres conciertos para piano, en cuanto a técnica compositiva se refiere. Nos encontramos ante una obra de juventud, influenciada por Schoenberg y Stravinsky, de mucha inventiva y de una originalidad tremendamente moderna, que contiene elementos dodecafónicos y unas métricas irregulares. Posee motivos de danzas folklóricas trabajados en un lenguaje sonoro muy personal.
El primer movimiento, al igual que el segundo, emplea la forma palindrómica de Bartók ABCBA. La percusión del piano es explotada al máximo; el pianista golpea al instrumento de manera salvaje y agresiva. Tenemos aquí el Bartók rudo: el bárbaro y primitivo de las primeras obras, con irrupciones violentas que rompen con la secuencia del discurso sonoro.
El segundo movimiento se inicia de forma extraña con una música apagada y opaca con un piano que es golpeado con poca fuerza acompañado de una batería. Hay influencias de jazz. Una melodía esbozada por la flauta se transforma poco a poco en una especie de marcha sencilla deformada grotescamente. Bartók juega con la música atonal, para obtener efectos misteriosos.

El último movimiento se resuelve en vivos y movidos compases donde los aires folklóricos, impregnan la obra de un exotismo oriental.

El Concierto para Piano No. 1 en La mayor, de Béla Bartók es una obra de 23 minutos de duración y consta de tres partes:

1.      Allegro Moderato - Allegro                             8:44.
2.      Andante                                                          7:50
3.      Allegro - Attacca:/3. Allegro Molto               6:40.




Discografía:
Krystian Zimerman (Piano) – Pierre Boulez, Orquesta sinfónica de Chicago DG- 2005.
Hélène Grimaud ( Piano)- Pierre Boulez. Orquesta Sinfónica de Londres. DG.


Disfruten el video de la super estrella Yuja Wang, con el director Esa Pekka Salonen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario