viernes, 25 de agosto de 2017

Los Conciertos para piano II.

Maurice Ravel (1875-1937) Concierto para piano y orquesta en sol mayor.


Ravel escribió obras maestras dentro del estilo impresionista. También su música posee influencias del neoclásico. Como un verdadero artista, Ravel supo adaptarse a los tiempos en que vivió y no escapó a la influencia del Jazz, tan poderosa en el ambiente musical de la época. El Jazz, la velocidad  de los carros, las chicas Flapper, los deportes, el foxtrot marcaron el estilo de vida en los  Rugientes años 20. La música de concierto también hizo concesiones a esta moda. Eran los tiempos futuristas y modernos. El primero  y último movimientos del   Concierto para piano y orquesta en sol mayor contienen elementos del Jazz.

Francisco Rivero. Piano Concertos 2. 2017.

Esta obra  fue compuesta   entre 1929 y 1931. Paralelamente compuso también el famoso Concierto para la mano izquierda. El estreno mundial se dio el 14 de enero de 1932 con Ravel en el podio y la Orquesta Lamoureux. Las primeras interpretaciones estadounidenses se dieron simultáneamente el 22 de abril de 1932, tanto por la Orquesta Sinfónica de Boston y la Orquesta de Filadelfia en sus propios auditorios de conciertos.
Ravel y el Jazz.

La relación de Ravel con el Jazz no era nueva. En su Opera L’ Enfant et les Sortilèges de 1925 incluye un Foxtrot. También en su última sonata para violín y piano se oye un blues en el movimiento central. En 1928, en la cúspide de su carrera,  Ravel tuvo una exitosa gira de  conciertos en los Estados Unidos y estando en New York, entró en contacto con esta música tan atractiva y moderna. Conoció al músico norteamericano George Gershwin y Ravel quedó impresionado con su concierto para piano Rhapsody in Blue.

El Concierto.
El primer movimiento se inicia con un chasquido del látigo, bastante sorpresivo, quizás para anunciar un cambio de estilo en el compositor. En los primeros dos minutos surgen los temas del concierto y sus influencias. Al comienzo el ritmo inequívoco de Stravinsky y Petrushka vienen a la mente. Luego una melodía de tipo folclórica española, muy de Ravel. Finalmente aparecen en escena  los glisandos en los trombones y los ritmos sincopados del Jazz. Este primer movimiento es un claro homenaje y reconocimiento por parte de este músico  francés hacia el  compositor norteamericano George Gershwin. Las influencias de estilo, timbres sonoros y ritmos son innegables.
El adagio es una hermosa pieza al estilo del neoclásico que recuerda al mismo movimiento del quinteto para clarinete de  Mozart.  Dentro del más refinado estilo, Ravel  presenta un dialogo entre el piano y la flauta, el clarinete  el oboe, lleno de mucho lirismo.
El tercer movimiento bastante rápido presenta un manejo magistral de la percusión. UN movimiento bastante breve con toques modernistas: timbres ácidos, disonancias, largos ostinatos y cambios vertiginosos de ritmos.
La obra se estructura en  tres movimientos:
I.                    Allegramente                                     8:17
II.                 Adagio assai                                      8:33
III.               Presto                                                4:34

Discografía: 
Sounds of the 30´s . Stefano Bollani (Piano) Gewandhausorchester- Riccardo Chailly. DECCA 2012.

El video es d ela maravillosa pianista china Yuja Wang, una de las grandes interpretes  del siglo XXI.



No hay comentarios:

Publicar un comentario