miércoles, 30 de agosto de 2017

Los Conciertos para piano VIII.

Dmitri Shostakovich.  Dos conciertos para piano.


I) 1933.

El Concierto en do menor para Piano, trompeta y orquesta de cuerda, Opus 35, fue completado por Dmitri Shostakovich en 1933. Su estreno se dio  el 15 de octubre de 1933 en la apertura  de la temporada conciertos de la Orquesta Filarmónica de Leningrado, con  Shostakovich en el piano.   Shostakovich tocó  y el concierto fue bien recibido. La presentación se repitió el 17 de octubre.

Francisco Rivero. Shostakovich 2. 2017


A pesar del título, la obra podría clasificarse con mayor precisión como un concierto de piano en lugar de un doble concierto en el que la trompeta y piano se igualan en prominencia. Las partes de trompeta con frecuencia toman la forma de interjecciones sardónicas,  insuflando  de  humor y el ingenio la obra. La obra es una especie de parodia que contiene citas de composiciones famosas, elementos del Jazz y canciones de Music Halls. Es una obra experimental, escrita para sí mismo. Emplea técnicas compositivas novedosas, apartándose de los moldes clásicos, insertando trozos de melodías como en la técnica del collage usada por los pintores cubistas de principios del siglo XX.
Shostakovich trabajó en los años veinte como pianista en los cines mudos. Un trabajo de improvisación de melodías conocidas para dar más dramatismo a las películas. Uno de los objetivos del concierto es el de recrear este tipo de ambientes algo cursis para un oyente moderno.

Inmediatamente después de la cadenza para piano solo,  La trompeta asume una importancia relativamente igual al piano, durante la conclusión del último movimiento.  

El concierto consta de tres o cuatro movimientos, dependiendo de la interpretación:
1.      Allegretto                               6:01
2.      Lento                                      7:39
3.      Moderato                               1:26
4.      Allegro con brio                     6:29

II) 1957.

El Concierto para piano en Fa Mayor, Op. 102. fue compuesto en la etapa otoñal del autor en 1957, cuando trabajaba en  su Sinfonía No. 11. Después de la muerte de Stalin en 1953, el comunismo aflojó las garras, se suavizó la censura en la URSS y vino un periodo  de libertades para los artistas (El deshielo). Sin embargo, a pesar de quitarse de encima el pesado yugo del miedo a  los censores, Shostakovich atravesaba una profunda crisis interior y componía muy poco. Esto le llevo a escribir en 1957 en un tono muy pesimista “Estoy componiendo mal. Acabo de completar un concierto para piano que no posee ningún valor artístico ni espiritual”.  Todo lo contrario, aunque es un concierto recién salido del refrigerador soviético, expresa felicidad y  figura entre los mejores del siglo XX.


Un concierto mucho más formal  y tradicional que el anterior, que puede ser considerado como una síntesis de lo mejor de Shostakovich. El concierto fue dedicado a  su hijo Maxim en ocasión de su cumpleaños número 19, quien dio la premier al piano en el Conservatorio de Moscú en su graduación  como pianista.

El primer movimiento comienza con la exposición de un tema bastante simple, jovial y sencillo, un silbido algo pegajoso de carácter marcial,  por parte de los instrumentos de viento. Es el tema de los Jóvenes Pioneros Soviéticos.
Luego entra el piano y lo repite. En la sección de desarrollo hay episodios de bravura por parte del piano a medida que la música va ganando calor. Luego  estalla una batalla frenética entre el solista y la orquesta; un clima de alegría contagiosa con  ritmos vertiginosos de Polka y Galopes.
El segundo movimiento contrasta con los dos de los extremos por su carácter sereno y reflexivo. Es un bello andante en donde el piano y las cuerdas se unen para crear una atmosfera de tierno lirismo.
El allegro final es una pieza llena de energía vibrante en ritmo de marcha. Son variaciones de algunos de los temas del primer movimiento.

El concierto se estructura en tres movimientos.

Allegro                        6:49
Andante                      5:38.
Allegro                        5:29.


Discografía
En casi todas las grabaciones existentes los dos conciertos vienen apareados.
1.      Dmitri Shostakovich ( Piano). Orquesta Sinfonica de la Radio de Moscú. Yedang Classics.
2.      Marc-André Hamelin ( Piano) Orquesta Sinfonica Escocesa BBC. Hyperion.
3.      Alexander Toradze ( Piano). Orquesta Sinfónica de la radio de Franckfurt. Paavo Järvi. Chandos. 2012.

4.      Anna Vinnitskaya ( Piano) Kremerata Baltica- Siglo XX.

La pianista china Yuja WAng en una extraordinaria intrepretacion.


No hay comentarios:

Publicar un comentario