lunes, 9 de enero de 2012

Bartok: La música es un laboratorio



Entre las obras del siglo XX más difíciles de escuchar se encuentran los seis cuartetos para cuerda del compositor húngaro Bela Bartok (1881-1945). En ellos encontramos melodías fragmentadas, ritmos complicados y timbres ácidos, de agresivos matices, ásperos e irritantes para el oído. Duros de asimilar en una primera audición resultan esta media docena de cuartetos. UN entrenamiento previo puede ser escuchar los últimos seis de Beethoven. A Bartok hay que escucharlo una y otra vez, ponerlo en remojo y volver sobre él al día siguiente. ES como cuando uno logra entender un teorema de complicado de Topología de 10 páginas en todos y cada uno de sus detalles. Al final nos queda una sensación maravillosa de triunfo. Pero también, es necesario entonces guiar al oyente sobre los métodos de composición de Bartok, para poder entender su música.
FRancisco Rivero. Bale Bartok. 2004.

En primer lugar Bartok es un músico muy inteligente, con métodos de composición casi científicos, que se recrea con la matemática y desarrolla bellas ideas musicales a partir de pequeñas células mediante transformaciones geométricas de inversión, reflexión y traslación. Su música es un laboratorio de lo que se ha llamado la Geometría de la Música, algo que ya conocían los polifonistas del renacimiento. Una tradición que se continua con bach en sus canon y Beethoven en sus variaciones Diabelli.

Hasta este punto lo que hace Bartok no se diferenciaría  mucho de la música dodecafónica de sus colegas alemanes de la Segunda Escuela de Viena : Schoenberg, Berg, Webern.

Pero Bartok le agrega a la receta algo más. Aparte de eso está presente en sus obras el empleo de los ritmos complejos extraídos del folklore de Rumania, Bulgaria y Hungría. Y además un toque mágico de impresionismo.

El cuarteto para cuerdas No. 5 ( Sz 102) compuesto en 1934. En algunos de sus movimientos emplea la forma de Arco ABCBA para darles una sólida estructura. También en sus dos movimientos lentos escuchamos la característica Música Nocturna, romántica y misteriosa con reminiscencias de Wagner y Debussy.
El cuarteto No. 5 de Bartok se etsructura en cinco movimientos
Allegro                                  7:29.
Adagio molto                        6:04.
Scherzo Alla bulgarese-Trio.  4:56.
Andante                                 4:49.
Finale. Allegro vivace - Presto 6:54


En cuanto a la forma de Arco, esta se repite de manera global en toda la obra, pues hay una correspondencia entre le primer y último movimiento, al igual que entre el segundo y el cuarto. El movimiento central con sus ritmos búlgaros de 9/8 que se alternan en patrones de 4 + 2 + 3 y 3 + 3 + 3 , es el más destacado de los cinco. Matemáticamente la forma de arco es una simetría de reflexión, que en palabras o música se llama Palindromía. Una frase palindrómica se lee igual al derecho y al revés, como el título extraño de esta entrada. ¿ Suena bien esta frase?

Discografía:
Bartok. Takacs Quartet London.1988.

Después de haber empleado todos estos artificios matemáticos se le podría hacer a Bartok la gran pregunta ¿Su música suena bien?
Para mi suena excelente y la disfruto como un cuadro abstracto de Kandinsky.
He aqui en este video el primer movimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario