jueves, 28 de enero de 2016

Michael Daugherty: Compositor clásico admirador de lo Popular norteamericano.




Superman fue uno de los héroes favoritos de nuestra niñez. Un personaje casi real, para aquellos que aprendimos a leer con los comics de los años 50 y 60, viviendo sus increíbles aventuras. Algunos inclusive tratamos de emular sus hazañas, lanzándonos con una capa desde un árbol o un tejado,  para caer de manera estrepitosa en el suelo, partiéndonos un diente,  un brazo o una costilla.
Es justo que Superman tenga, así como los héroes imaginarios del pasado Don Quijote, Don Juan,  Mefistófeles, Peer Gynt,…etc. lo han tenido,  su obra sinfónica. El Norteamericano Michael Daugherty, nacido en Cedar Rapids, Iowa en 1954,  ha hecho realidad este deseo de muchos con una obra moderna  que expresa energía, fuerza y misterio, haciendo honor a este mito popular de la cultura del siglo XX y como un homenaje a los cincuenta años  nacimiento del superhéroe, entre 1988- 1993. La obra lleva por título Metropolis Symphony.

Francisco Rivero. Daugherty. 2016.

Es una obra fantástica, la cual ha sido interpretada por orquestas de todo el mundo. Se estructura en cinco partes. El primer movimiento llamado Lex (Como el archienemigo de Superman) es una pieza rápida para violín y orquesta de mucho ingenio, en donde las situaciones de peligro se suceden de manera vertiginosa. El segundo movimiento de carácter introspectivo es el Planeta Krypton, que abre con las sirenas y toques de campana, anunciando el peligro de explosión. El piano se hace sentir entre la rica textura de la orquesta que se eleva en un largo crescendo. Sigue a este MXYZPTLK, algo sin traducción en este mundo el cual es mercurial por sus ritmos cambiantes, al igual que el extraño personaje.
El cuarto movimiento Oh Lois! es una especie de scherzo con una brillante intervención de los cobres de la orquesta y la nutrida sección de percusión. Culmina la obra con Red Cape Tango, que crea el ambiente de cabaret gansteril de los años 50, en donde interrumpen las fuerzas del bien. Finalmente  en un duelo apasionante se impone el tema de Supermán.
Otras obras de este compositor dignas de reseñar es su Concierto para violín y orquesta que lleva por nombre Fire and Blood, su suite de piezas populares independientes American Icons y más recientemente Deux ex Machina ( 2007) para piano y orquesta. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario