miércoles, 5 de mayo de 2010

Jean Sibelius










Jean Sibelius
Una voz solitaria que reclama nuestra atención, con inusitado aliento desde los verdes bosques de Finlandia.

Jean Sibelius fue un compositor finlandés nacido el 8 de diciembre de 1865 en el pequeño pueblo de Hämeenlinna. Representó la figura central en el panorama musical de Finlandia desde el final del siglo XIX hasta mediados del siglo XX.
Entre sus obras más importantes destacan sus siete sinfonías, un concierto para violín y poemas tonales, inspirados casi todos ellos en el Kalevala, el libro que narra la epopeya del pueblo finlandés. Su música evoca el paisaje, los mitos y leyendas de su país a través del color orquestal muy particular, así como el tratamiento de las armonías triádicas de manera poco convencional. Es un músico nacionalista que lucha por el rescate de los valores tradicionales y la independencia de su pueblo. Sibelius muere en Järvenpää un veinte de septiembre de 1957 a la edad de 92 años.

La música de Sibelius fue bastante influenciada por la política. Durante la segunda mitad del siglo XIX el pueblo de Finlandia comenzó a independizarse de sus vecinos tanto en lo económico como en lo político. Este país fue dominado por Suecia, desde el siglo XII hasta comienzos del siglo XIX, Luego pasa a formar un ducado autónomo pero gobernado por Rusia desde 1809. La población estaba dividida en dos sectores: una élite educada, de origen finlandés que hablaba sueco; formada por gente citadina culta, prospera y dominante en lo político. La otra, que era la mayoría del pueblo, hablaba solo el idioma finlandés. Ellos eran campesinos de raíces originarias que vivían en el interior del país, sin educación, ni acceso al poder. El carácter de estos dos sectores era completamente distinto. Los primeros, más cosmopolitas y sofisticados, eran Escandinavos, mientras que, los otros eran parte de una etnia de rudas maneras de raíces desconocidas y perdidas en el tiempo de la historia. El idioma de Finlandia, o finlandés, pertenece a la familia Fino- úgrica relacionada con el húngaro, lapón y estonio. Esta lengua es muy distinta a las de la familia Indo europea que comprende los países de la mayor parte de Europa, y parte de Asia (la india, Persia, Armenia y Siberia). Por otra parte, el idioma finlandés recibe también la influencia del sueco.
En medio de este contraste de clases sociales, comenzó a formarse un movimiento popular de “finlandización “del país, al cual Sibelius no permaneció ajeno.





Kullervo.


Kullervo, Op. 7 es una cantata o sinfonía coral, compuesta por Sibelius en 1892.
El texto narra algunos episodios del personaje de Kullervo que aparece en la Kalevala. Fue estrenada con éxito en 1892. Sin embargo, Sibelius retiró la pieza y sólo la reconsideró en sus últimos años de vida. Sibelius autorizó la interpretación del tercer movimiento en una de las celebraciones del centenario de la Kalevala en 1935. Se interpretó posteriormente en 1958, a un año de la muerte del compositor, bajo la batuta de su hijo político, Jussi Jalas. No fue grabada hasta la década de los 70.

La cantata Kullervo, Op. 7 es de unos 75 minutos de duración. La obra se divide en cinco movimientos, que coinciden de manera cronológica con partes de la vida de Kullervo.

1. Introducción. 13:55
2. Juventud de Kullervo. 14:02
3. Kullervo y su hermana. 21:00
4. Kullervo va a la guerra. 8:52
5. La muerte de Kullervo. 10:00


Comentarios:
1. La Introducción en tono menor, es una pieza instrumental escrita en la forma de sonata. Contiene melodías típicas finesas acompañadas de patrones rítmicos reiterativos, ostinatos, puntos de pedal bastante alargados y desarrollos cíclicos de ideas musicales sencillas de carácter épico.
2. El segundo movimiento, La Juventud de Kullervo es lento. También sólo para orquesta, este movimiento recuerda una canción de cuna. Las melodías suaves en el modo dórico contrastan con las fuertes disonancias, dentro del estilo característico de las runas ancestrales del folklore finlandés, algo muy propio del Sibelius de juventud.
3. Kullervo y su hermana. Es el movimiento más importante de la obra por ser el de mayor longitud y ocupar el centro. Orquestada para coro masculino y solistas, esta parte narra el amor de Kullervo por una mujer de la que a la postre se descubre que es su hermana, revelación que la llevará al suicidio. Es una marcha decidida y agresiva que avanza con toda la fuerza del coro masculino acompañado por la orquesta. Finalmente se detiene y llega a un clímax de gran dramatismo y brillo por parte de los cobres. Termina con el lamento de Kullervo por su muerte, a cargo de un solista masculino.
4. Kullervo va a la guerra. Música enérgica, movida y bastante descriptiva de carácter un poco más alegre y decidido que el resto de la composición.
5. La muerte de Kullervo. El coro masculino narra la muerte del personaje.

Discografía:
1. Kullervo. Peter Mattei, Randi Stene Orquesta filarmónica Real de Estocolmo. Paavo Järvi. Virgin Records. 1998.
2. Kullervo. Lilli Paaskivi. Raimo Laukka Coro de la Universidad de Helsinki. Orquesta Sinfónica Lahti. Dirigida por Osmo Vänskä.
Suite Lemminkäinen.

Después del éxito alcanzado por Kullervo, Sibelius es reconocido dentro y fuera de su país como el compositor más importante y representativo de Finlandia. Se dedica a consolidar su estilo nacionalista en un período de unos diez años. Compone obras orquestales basadas todas ellas en el Kalevala, y al igual que Kullervo, no son publicadas inmediatamente, pues su autor las guarda para una posible revisión en el futuro. Entre ellas tenemos el Poema tonal “En Saga”, compuesto en 1892 y revisado en 1902, La “Suite Karelia” publicada en 1906, El poema tonal “Skogrået” (la ninfa de los bosques) de 1895, y la “Suite Lemminkäinen”.
La suite Lemminkäten, también llamada la Suite de las cuatro leyendas del Kalevala es el Opus 22 de Sibelius. Fue escrita en 1895 y sujeta varias revisiones posteriores a su estreno. Fue concebida en sus inicios como una ópera de carácter mitológico al estilo de las de Wagner.
Esta Suite Lemminkäinen de unos 48 minutos de duración, se estructura en cuatro partes
I. Lemminkainen y las doncellas de Saari 17:51
II. El cisne de Tuonela 08:49
III. Lemminkainen en Tuonela 15:41
IV. El retorno de Lemminkainen 06:31


Comentarios:
1. Lemminkäinen y las doncellas de la Isla Saari se basa en la Runa 29 del poema Kalevala, donde el heroe Lemminkäinen, el joven apuesto que siempre vivía en pos de las mujeres, se traslada hasta aquella isla para seducir a todas las doncellas. Allí es conquistado por la bella Kylli, a la cual se unió por el resto de su vida.
2. El cisne de Tuonela es el más popular de los cuatro poemas tonales y frecuentemente se ejecuta solo en los conciertos. Ofrece un solo de corno inglés de gran belleza y virtuosismo.

Discografía:
1. Herbert von Karajan. Orquesta Filarmónica de Berlín. Deutsche Gramophon.
2. Esa- Pekka Salonen. Orquesta Filarmónica de Los Ángeles. Sony. 1992.
3. Neeme Järvi. Orquesta Sinfónica de Gothenburg. Deutsche Gramophon. 1997.


Finlandia.
A finales del siglo XIX la situación política de Finlandia se torna difícil e inestable, por la represión de las autoridades rusas. El Zar Nicolás II nombra a un nuevo Gobernador General de la provincia y se le asigna la tarea de “rusificación” de la población, lo cual trajo manifestaciones de protesta y rechazo general por parte del pueblo. Hubo prohibición de reuniones públicas, cierre de periódicos y suspensión del libre discurso, así como también deportaciones de líderes rebeldes. Sibelius compuso varias piezas de carácter patriótico en respuesta a esta agresión. Entre estas composiciones estaba un pequeño poema llamado inicialmente Suomi herää (Finlandia despierta), el final de una serie de cuadros sinfónicos en donde se presentaba la historia de Finlandia, y que pasó a ser un himno a la liberación para el futuro.

El breve poema sinfónico Finlandia Op. 26 de Jean Sibelius fue compuesto entre 1899- 1900. Esta obra orquestal de unos 8 minutos de duración, es quizás la obra más conocida de su autor.

Comentarios:
1. Finlandia no posee una estructura definida en particular y más bien puede ser considerado como una obertura, al estilo del 1812 de Tchaikovsky o el Egmont de Beethoven.
Discografía:
1. Herbert von Karajan. Orquesta Filarmónica de Berlín. Deutsche Gramophon.





Sinfonía No. 1.
Dentro del estilo nacionalista desarrollado por Sibelius, se inscribe la sinfonía No. 1 en mi menor Op 39. Fue completada por su autor en 1899, cuando contaba 34 años de edad y revisada posteriormente en 1900. La primera sinfonía, es una obra inmortal de gran envergadura que recoge la esencia del paisaje finés y el espíritu de las viejas leyendas del Kalevala.

La Sinfonía No. 1 en mi menor Op 39, consta de cuatro movimientos:
1. Andante, Ma Non Troppo - Allegro Energico 11:19
2. Andante (Ma Non Troppo Lento) 9: 52
3. Scherzo, Allegro 5:16
4. Finale. Quasi Una Fantasia: Andante - Allegro Molto. 12:23
Comentarios:
1. La primera sinfonía de Sibelius es una obra de desarrollo continuo, con permutaciones y derivaciones temáticas que conducen la obra hacia el final. La síntesis es tan completa que podría pensarse que comenzó componiendo el final y luego trabajó hacia atrás. Sus melodías evocan un aire folclórico, sin llegar a la cita exacta del material, utilizando dinámica por pasos, armonía modal y diatónica, y pequeños rangos melódicos. También hizo uso frecuente del pedal. Sibelius aseguraba que «la música a menudo pierde su camino sin un pedal».
2. El primer movimiento en forma de sonata presenta un tema principal de carácter romántico basado en desarrollos cíclicos de pequeñas células. Es un tema en tono menor que nos habla de opresión e injusticias al cual se contrapone un tema secundario desafiante y victorioso. Son melodías nacionalistas de mucha acumulación de fuerzas y carácter explosivo, que se convertirán en el sello distintivo de Sibelius; un estilo único libre de ataduras académicas tradicionales. Sibelius representa una figura aislada en medio de los compositores del continente europeo.
3. El segundo movimiento presenta hermosas melodías de carácter lírico que se apoyan en puntos de pedal. La orquestación de una gran riqueza de color recuerda a la escuela rusa, en especial Tchaikovsky y Rimski- Korsakov.
4. El tercer movimiento es un scherzo algo animado por los diálogos que se establecen entre los vientos, las cuerdas y los metales. Hay una fuga en la parte central que nos conduce a un episodio bucólico y pastoral, evocador de un paisaje en primavera.
5. El movimiento final abre con un tema amenazante por parte de los cellos, las violas y contrabajos que se resuelve sin contrastes. Un segundo tema bello y armonioso iniciado por el arpa se remonta de manera cíclica, luchando contra las adversidades, y migrando por toda la orquesta, hacia el gran final de resonancias épicas y heroicas. El tema final en un tono mayor se escucha a plenitud en los violines acompañado por las escalas del arpa y sustentado por un largísimo pedal de los bajos. La obra concluye en un tono menor que nos retrotrae al ambiente de pesimismo del inicio.

Discografía:

1. Jean Sibelius, Sinfonía No. 1. Orquesta Sinfónica de Gothenburg, dirigida por Neeme Järvi. Deutsche Gramophon. 2005.

2. Sibelius, The Complete Symphonies. Orquesta Filarmónica de New York, dirigida por Leonard Bernstein. 1961.

3. Vladimir Ashkenazy- Orquesta Filarmonía. London. 1981.



Sinfonía No. 2.

La Sinfonía No. 2 en Re mayor Op. 43 de Jean Sibelius, fue compuesta en el período 1901- 1902. Es una obra radiante y atractiva, que ha alcanzado una gran popularidad.
Sibelius estaba atravesando una seria crisis personal cunado compuso esta obra. Su pequeña hija Kirsti de apenas dieciséis meses había muerto en 1900. Además padecía una pérdida de la confianza en sí mismo como creador, que le hizo cambiar de planes varias veces: en un primer momento se propone componer una obra de carácter narrativo como un poema sinfónico sobre Don Juan o bien otro basado en la Divina Comedia de Dante Allighieri pero luego cambia de idea. Así pues, parte importante del material de la segunda sinfonía proviene de estas obras inconclusas. La sinfonía nace en un viaje a Italia en 1901 a comienzos de la primavera.
La première mundial la dio Sibelius el 24 de marzo de 1902 en Helsinki.

La Sinfonía no. 2 de Jean Sibelius es de unos 47 minutos de duración y se estructura en cuatro movimientos:

1. Allegretto 10:37
2. Tempo andante, ma rubato 15:01
3. Vivacissimo 6:17
4: Finale 14:26

Comentarios:

1. Inicialmente, la música de Sibelius en esta obra, expresa la ternura y calidez de la vida en el campo, pero luego abandona el tono pastoral y pasa a ser más agresiva y desafiante. De alguna manera el autor expresa el compromiso con la causa política de su país, anunciando cantos de nacionalismo que luchan contra la injusticia de un pueblo sojuzgado. Quizás la segunda sinfonía, alcanza su gran popularidad, en un primer momento, por toda la carga de protesta política que conlleva. Sin embargo la obra ha pasado la prueba del tiempo y su calidad artística trasciende el mensaje político.

2. El primer movimiento es bastante dinámico y enérgico por la gran cantidad de acelerandi y retardandi de los tiempos. Escrito en forma de sonata, se apoya en dos temas que se complementan muy bien para dar una sensación de continuidad. Llama la atención el diálogo torturado entre el murmurar los cellos en sus bajos registros y los violines tocando en la parte alta de la partitura.

3. El segundo movimiento abre con los pizzicatos de las cuerdas creando una atmósfera de misterio. Por encima de ellas escuchamos el sonido quejumbroso del fagote elevando una melodía de carácter folklórico. La misma es tomada por toda la orquesta y llevada hasta los registros más altos, para luego descender de manera dramática en las voces de los metales.
4. El tercer movimiento es un pequeño scherzo bastante movido que sirve de puente estructural entre el segundo y último movimiento de dimensiones mayores.
5. El movimiento final tocado en attaca, como en la quinta de Beethoven, entra sin ninguna pausa de separación con el anterior. Es una música triunfal y heroica, con unos temas de gran belleza por su gesto noble, amplitud de líneas sonoras e ímpetu romántico que nos transportan a regiones nunca antes soñadas.

Discografía:
1. Neeme Järvi. Orquesta Sinfónica de Gothenburg. Deutsche Gramophon. 2005.

2. Leonard Bernstein. Orquesta Filarmónica de New York. 1961.

3. Vladimir Ashkenazy. Orquesta Filarmonía. London. 1981.


Sinfonía No. 4.

A partir del año 1903 Sibelius empieza a tener serios problemas personales por el consumo de alcohol. Su vida, la de su familia y el círculo de amigos que lo acompañaba a todas partes, se vieron seriamente afectadas por este vicio. Su esposa Aino y su amigo más cercano y patrocinador Alex Carpelan trazaron un plan para rescatarlo de las garras del alcohol: la familia completa debería mudarse a otro lugar alejado del ambiente bohemio y de la vida bulliciosa de Helsinki. Por tal motivo se construyó un hermoso chalet en la localidad rural de Jävenpää, en medio de un bosque de pinos y cercana al lago de Tuusula. La familia se traslada a su nuevo hogar en Ainola en septiembre de 1904. Allí Sibelius permaneció hasta el final de su vida en 1957.
En el retiro de Ainola Sibelius entra en estrecha comunión con la naturaleza salvaje, sus duros cambios estaciónales, el aire helado del ártico y los vastos bosques de pinos olorosos a trementina. Este sentido de aislamiento profundo incide de alguna manera en el carácter de su música y abre las puertas a una nueva etapa. En 1907 compone su tercera sinfonía, una obra bastante ligera, que se inscribe dentro de la corriente de la vanguardia de aquella época: el neoclásico. Es una obra de líneas puras y sencillas, mucho menos espectacular que las dos anteriores. En octubre de ese año, Mahler visita Helsinki. En un encuentro que sostuvieron ambos músicos- dos de los grandes sinfonistas del siglo XX- comenta Sibelius “La esencia del genero de la sinfonía debe ser su severidad y estilo, y la lógica profunda que crea una conexión interna entre los motivos”, a lo cual Mahler le responde con la famosa frase “¡No! La sinfonía debe ser como el mundo. Esta debe abarcarlo todo”
La sinfonía no. 4 de Jean Sibelius está considerada según muchos críticos como la mejor del grupo. Fue compuesta en 1911. Sin embargo no es de las más populares. La cuarta es bastante seria, austera y monocromática, como las pinturas de El Greco, y difiere bastante de las sinfonías anteriores.
La Sinfonía no. 4 se estructura en cuatro movimientos:

I Tempo molto moderato, quasi adagio 9:38
II Allegro molto vivace 4:32
II Il tempo largo 9:23.
IV Allegro 9:13.

Comentarios:
1. La Cuarta Sinfonía es sin lugar a dudas, la composición más sobria, pura y fría de Sibelius. Posee un estilo melódico bastante terso y delicado, con una economía de medios sorprendente por sus resultados, que requiere de paladares sofisticados para ser degustada con toda propiedad. Llama la atención la síntesis de sus elementos y sencillez en las formas que le conceden un carácter experimental único en su momento histórico. Quizás resulte para muchos una obra triste, descolorida, gris, e inclusive demasiado melancólica, pero esto es justamente el efecto que quiere lograr su autor, en un intento por plasmar las impresiones del paisaje invernal de su patria y su drama interno. Durante la composición de la obra Sibelius, quien fue un gran tomador y fumador, fue operado varias veces de un tumor en la garganta y se le prohibió el consumo de alcohol. Este período de abstinencia pudo haber contribuido al tono oscuro y pesimista de su producción musical en aquella época.
2. Para defenderse de las críticas en esta materia, el mismo Sibelius, dijo una vez “Mientras los compositores foráneos fabrican cócteles de todos los colores, yo le sirvo a mi público solamente agua pura y fría”.
3. El primer movimiento en tiempo de casi adagio; bastante lento, se inicia con el zumbido de los cellos, contrabajos y fagotes, en armonías de tritonos, que crean un clima de incertidumbre e inestabilidad. En algunos momentos parece que la tonalidad es mayor, pero luego cambia a tonalidades menores de manera imprevisible.
4. El segundo movimiento es un scherzo algo animado. Presenta algunas disonancias y timbres orquestales ácidos que le dan cierta agresividad.
5. El tercer, movimiento lleno de tristeza se inicia con un tema de carácter repetitivo por parte de las cuerdas, el cual es contestado por las maderas. La música se diluye en suave progresiones que quedan sin resolver, dejando una sensación de paz consoladora y recogimiento espiritual muy íntimo.
6. El cuarto movimiento abre de manera ágil y decidida con la participación animada de las cuerdas, en especial las violas, y los trombones. El sonido del triángulo y el glockenspiel, le da un tono humorístico al discurso sonoro. La música avanza poco a poco hacia un clímax, en medio de un contrapunto orquestal de gran belleza. Al final la música colapsa y todo vuelve a la oscuridad y el pesimismo del inicio: otra vez con las notas del tritono de los violonchelos. Así pues la cuarta es una sinfonía cíclica que concluye donde comienza.

Discografía:
1. Orquesta Sinfónica de Gothenburg, dirigida por Neeme Järvi. Deutsche Gramophon. 2005.

2. Sibelius, The Complete Symphonies. Orquesta Filarmónica de New York, dirigida por Leonard Bernstein. 1961.

3. Vladimir Ashkenazy. Orquesta Filarmonía. London. 1981.


Sinfonía No. 5.

A partir del fracaso de la cuarta sinfonía en el continente europeo, Sibelius se aparta de las principales corrientes de vanguardia y se dedica a componer en su propio estilo antimodernista. De allí en adelante es una figura solitaria y aislada en su retiro de Ainola, en estrecho contacto con la naturaleza. Viviendo entre los bosques se inspira para componer obras de gran belleza que recogen la esencia de su producción.
La sinfonía No. 5 en si bemol mayor Op. 82 de Jean Sibelius fue terminada en 1915. Sin embargo fue objeto de varias revisiones que condujeron a nuevas versiones en 1916 y 1918. La última versión es la más ejecutada actualmente, la cual contiene cuatro movimientos con el primero y segundo ejecutados en sucesión sin descanso. La primera versión fue estrenada en un concierto de gala celebrando los 50 años de Sibelius, en Helsinki el 8 de diciembre de 1915.
La Sinfonía No. 5 en si bemol mayor Op. 82 de Jean Sibelius es una obra de unos 32 minutos de duración se estructura en cuatro movimientos:
1. Tempo molto moderato - Allegro moderato (ma poco a poco stretto)
- Vivace molto - Presto - Più p 13: 14
2. Andante mosso, quasi allegretto - Poco a poco stretto - Tranquillo
- Poco a poco stretto - Riten 9:31
3. Allegro molto - Misterioso - Un pochettino largamente –
Largamente assai - Un pochettino stretto 8:50

Comentarios:
1. La versión original contaba cuatro movimientos separados. Sin embargo en la segunda versión Sibelius une los dos primeros creando una nueva estructura con mayor unidad que se inicia con un moderato y continua en un alegre scherzo.
2. El movimiento final demuestra la maestría de su autor por el esplendoroso color orquestal, llevado por el motto perpetuo, que se oye desde el inicio y la bella melodía nórdica en tono heroico por parte de los cornos. Algunos dicen que representa “el martillo de Thor balanceándose en el aire”. Este tema se expande de forma orgánica y alcanza toda su magnitud, elevándose a un clímax extraordinario, que concluye en cuatro toques de cobres y timbales separados entres sí y ejecutados de manera contundente y decidida.
Discografía:

1. Neeme Järvi. Orquesta Sinfónica de Gothenburg, Deutsche Gramophon. 2005.

2. Leonard Bernstein. Orquesta Filarmónica de New York. 1961.

3. Vladimir Ashkenazy. Orquesta Filarmonía. London. 1981.

No hay comentarios:

Publicar un comentario