domingo, 9 de mayo de 2010

Iannis Xenakis



Iannis Xenakis
Músico revolucionario y matemático, creador de obras experimentales que se proyectan con fuerza en el siglo XXI.

Ianis Xenakis fue un niño fuera de serie, que entre los diez y doce años practicaba el piano, leía sobre astronomía, y estudiaba matemáticas y arqueología. A la edad de 16 años dejó de asistir a la escuela a favor de cultivar sus propios intereses personales. En 1938 ingresa en el politécnico de Atenas donde estudia ingeniería, siguiendo cursos de matemáticas, física, leyes y literatura antigua. La carrera es interrumpida por la llegada a Grecia de los conflictos bélicos en 1940. Xenakis lucha en la clandestinidad en las filas del partido comunista, contra los invasores alemanes, participando en manifestaciones y protestas de calle que le llevan a prisión varias veces. En 1947 llega a París de manera ilegal y tuvo la suerte de trabajar con el gran arquitecto Le Corbusier. Trabajando con este arquitecto en un proyecto tuvo la idea de las técnicas del diseño en la composición de la música. El mismo Le Corbusier le presenta a Oliver Messiaen a fin de mejorar sus conocimientos de composición. Los consejos de Messiaen fueron muy valiosos para el joven Xenakis.




Matástasis

Metástasis para orquesta del compositor griego Iannis Xenakis fue compuesta en 1954. Es una obra moderna y revolucionaria de unos 10 minutos de duración.
Comentarios:
1. La obra esta diseñada de acuerdo a un plan de tipo geométrico. Cada instrumento toca de manera continua conformando una línea espacial. El conjunto de estas líneas limitan una superficie. Cada uno de los 61 instrumentos toca en una tonalidad independiente, muy cercanas entre ellas. El efecto final es de una masa de sonidos que no posee tono y que sin embargo se mueve en una cierta dirección. La música textural utiliza acordes sumamente complejos y largos glissandos que se obtienen al pulsar varias notas al mismo tiempo produciendo ruidos extraños como cataratas de agua, múltiples sirenas, chirridos y discos rayados.

2. Entremos ahora un poco en detalle sobre el proceso de creación de Xenakis. La música de Xenakis se rige por leyes estocásticas. Una ley estocástica es una tendencia que posee un grupo de elementos o partículas que al actuar de manera individual producen un efecto global que es algo distinto de la sumatoria y cuyos estados finales son de carácter probabilístico. La palabra estocástica significa “que se mueve en alguna dirección o acerca a algo”. En el caso de la música, los elementos o partículas son las notas producidas por un instrumento de manera individual y el todo es el efecto que escuchamos por parte de la orquesta. Pero veamos que nos dice el propio autor para aclarar estos términos en su libro Música Formalizada, dándonos un ejemplo muy claro y patético desde el campo de la política de calle.
“Todo el mundo ha observado el fenómeno sonoro de una manifestación política de docenas o centenas o miles de personas. El río humano grita una consigna en un ritmo uniforme. Entonces otra consigna surge del frente de la manifestación; esta se riega hasta la cola, remplazando la primera. Una ola de transición pasa así desde la cabeza a la cola. El clamor llena la ciudad y la fuerza reprimida de voces y gritos llega a un clímax. Este es un evento de mucha fuerza y belleza por su ferocidad. Entonces ocurre el impacto entre los manifestantes y sus enemigos. El ritmo perfecto de la última consigna estalla en una enorme masa de gritos caóticos, que también se difunde hacia la cola. Imaginemos, adicionalmente, el tableteo de docenas de ametralladoras y los silbidos de las balas que agregan su toque puntual en este desorden total. La multitud es rápidamente dispersada y después de un infierno visual y sonoro sigue una calma llena de desesperación, polvo y muerte.” [1]


Discografía:
1. Claudio Abbado. Gustav Mahler jugendorchester. DG. 1989.



Persephasa.
Xenakis escribió obras para percusión durante algunos períodos aislados. En 1969 escribe Persephasa para el grupo francés “Les percussions de Strasbourg”. La obra se estrenó en un festival musical en Persépolis, Irán. La partitura requiere de seis músicos y un director. Esta composición requiere de una instrumentación bastante completa: tambores, timbales, tam-tam, glokenspiel, marimba, maracas, triángulo, congas, gong, platillos, sirena y otros instrumentos especiales.
Persephasa es una obra de 28 minutos de duración de un solo movimiento.
Comentarios:
Es sorprendente toda la variedad de ritmos y colores que logra Xenkis con la combinación de estos instrumentos.
Discografía:
Red Fish Blue Fish/ Steven Schick. 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario