sábado, 8 de mayo de 2010

Heitor Villa-Lobos



Heitor Villa-Lobos
El músico latinoamericano más creativo de la época de los nacionalismos.
El compositor brasileño Heitor Villa-Lobos (1887-1959) fue el primer latinoamericano en obtener reconocimiento internacional. Fue muy prolífico, imaginativo e innovador, su producción supera las mil obras en casi todos los géneros. Escribió 17 cuartetos de cuerdas, 13 sinfonías, 14 Chôros, 9 Bachianas, óperas, música para guitarra, 5 conciertos para piano, canciones, sonatas para el piano,…etc. Su estilo de fuerte acento nacionalista recoge el espíritu monumental y mítico de ese gigante del sur que es el Brasil.
Nació en Río de Janeiro. Su padre fue un músico aficionado y funcionario de la Biblioteca Nacional. Villa- Lobos fue un hombre completamente autodidacta que se formó a si mismo como músico, lo cual explica su estilo propio e individual con un fuerte componente folklórico de la música del Brasil. Su educación musical se da de manera práctica, tocando la guitarra con pequeños grupos en las calles y cafés de Río de Janeiro. Estudió el violonchelo de manera formal y tocó este instrumento en las orquestas de teatro. Sus dos instrumentos favoritos fueron el violonchelo y la guitarra y para ellos compuso buena cantidad de obras.
Villa- Lobos al igual que Bartok sintió un profundo interés- como una especie de necesidad existencial- por el rescate del folklore de su país. Por tal motivo emprendió un viaje al interior del Brasil, en donde captó de primera mano, la música amerindia en las profundas selvas del Amazonas. Esto le permitió conformar un lenguaje musical indigenista, algo exótico para los oídos académicos locales, pero muy en boga en la Europa de los años 20. En 1915 dio a conocer al público varias de sus composiciones juveniles: el Trío de piano No. 1, la Sonata No. 2 para violín y piano y algunas canciones. Fue fundamental en su carrera el contacto con Darius Milhaud en los años de la primera guerra mundial, quien lo puso al tanto de las últimas tendencias artísticas de Europa. Conoce así a Debussy, les six y algo de Stravinsky. En 1923 compone su obra “Noneto” que contiene ya el germen de los que será su obra de madurez.
En 1923 Realiza un viaje a Europa. Su estadía resultó bastante positiva, pues su música- bastante moderna y disonante para los gustos locales- fue bien aceptada por los círculos de vanguardia, que lo aceptaron como uno más de los suyos. Sus obras de carácter algo informal, con improvisaciones y los elementos nacionales de Brasil, fue vista con agrado por los críticos de la época.

Festival Villa Lobos 2007 Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolivar Maestro Isaac Karabtchevsky

Chôros no. 10.
Entre 1920 y 1929 Villa – Lobos compuso una serie de obras llamadas Chôros, 14 en total, que están a entre lo mejor de su producción. El nombre de Chôros proviene de un tipo de música instrumental muy común en Brasil, de carácter urbano, semejante a una serenata y en la cual se improvisa. Cada Chôro es una pieza de un solo movimiento pero que contiene varias secciones bien diferenciadas. Están instrumentados de diversas maneras; el primero de ellos es para guitarra sin acompañamiento, los Chôros 2, 4 y 7 son para pequeños conjuntos de cámara, mientras que, los Chôros 6, 8 y 9 son para orquesta y el número 10 es para orquesta y coro.
El Chôro no. 10 para orquesta y coro, compuesto en 1926 y subtitulado “Rasga o Coração” (Desgarra mi corazón) es una de las obras más ejecutadas de Villa-Lobos. Está instrumentado para una orquesta con una nutrida sección de percusión que incluye instrumentos típicos del Brasil, además de un Coro mixto. Es una obra de unos 14 minutos de duración.

Comentarios:
El Choro No. 10 es una pieza espectacular donde se mezclan diversas influencias de Villa- Lobos. Posee la profundidad de un himno religioso con la sensualidad de los ritmos folklóricos del Brasil. El coro de la parte final entona un tema en ostinato, mientras la orquesta ejecuta una suave melodía en complejos acordes que se apartan de la tonalidad de manera genial.

Discografía:
Enrique García Asensio. Orquesta sinfónica y coro de la Radio y televisión española.



Bachiana Brasileira No. 2.
Entre 1930 y 1945 Villa-Lobos compuso las Bachianas Brasileras, un conjunto de 9 suites como un homenaje a Juan Sebastián Bach. Es una obra del neoclásico. Representa un punto culminante en la producción de este gran compositor, donde se alcanza una rara mezcla entre la música popular del folclore de Brasil, el academismo serio de la música clásica del barroco y los recursos modernos de la música del siglo XX. Estas Bachianas fueron sufriendo diversas transformaciones en el tiempo por parte del autor.

La Bachiana brasileira No. 2.de Heitor Villa-Lobos, fue compuesta en 1930. Cada uno de sus cuatro movimientos lleva una doble denominación. El primer nombre proviene de la tradición clásica europea, mientras que, el segundo, en portugués, expresa aspectos culturales de la vida del Brasil.
1 Preludio (O canto do Capadocio). 7:04.
2 Aria (O canto de Nossa Terra) 5:34.
3 Danza (Lembrança do Serrato) 4:57
4 Tocata (O trenzinho do Caipira) 4:04.

Comentarios:
1. El primer movimiento se inicia con una melodía lenta y grave por parte del saxo, que crea una atmósfera de carácter íntimo y sensual. Los acordes bajos de las cuerdas le dan un toque de misterio. A mitad del movimiento surge un segundo tema más alegre, en ritmo de samba que contrasta con el primer tema. Al final volvemos al tema inicial.
2. El segundo movimiento sigue la misma estructura del primero ABA. Esta vez se inicia con un tema lento llevado por los violoncelos a la manera de Bach. Luego surge un tema de tipo folklórico de mucho color orquestal que se ve reforzado por un ostinato por parte del piano.
3. El tercer movimiento es el eje central de la obra. Hay una introducción de mucho virtuosismo por parte de la trompeta. Sección central de un tejido sonoro bastante rico y moderno basado en una politonalidad de duros contrastes. Destacan los recursos contrapuntísticos de gran complejidad. Vuelta al tema inicial que se diluye en un fondo de flautas y violines. Concluye este movimiento con un acorde disonante, que sirve de conexión con la última parte.
4. El último movimiento es algo sumamente especial por sus atrevimientos e innovaciones. Nos hace vivir la experiencia de pasear en un pequeño tren en medio de la selva. La vieja locomotora produce chirridos metálicos a medida que se pone en movimiento. Comienza con una melodía popular suave y cadenciosa. Destacan los efectos de la percusión, cambios imprevistos de ritmo y el ostinato. La variedad de timbres es increíble: maracas, címbalos, tambores, timbales, xilófonos y otros instrumentos étnicos. En la parte de los bajos se mantiene un ritmo de tocata.
La obra está orquestada de la manera siguiente: flauta, oboe, clarinete, saxo tenor, fagote, contrafagote, 2 trompetas, 2 cornos, timbal, crótalos, reco-reco, triángulo, címbalos, ganza, pandereta, bombo, maraca, cascabeles, matraca, celesta, piano y las cuerdas.
El reco-reco es una especie de güiro que se frota con dos o tres varillas.
La Ganzá es un instrumento en forma de recipiente cilíndrico, como una lata llena de metras, que al agitarse produce un sonido ruidoso muy especial

Discografía:
1. Heitor Villa- Lobos. Orquesta Nacional de la radiodifusión Francesa EMI France 1987.
2. Isaac Karabtchewsky. Orquesta Sinfónica de Brasil. Gennaio 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Publicar un comentario en la entrada