miércoles, 5 de mayo de 2010

Dmitri Shostakovich











Dmitri Shostakovich
El sinfonista más importante de mediados del siglo XX.

El músico ruso Dmitri Dmitrievich Shostakovich (1906- 1975) nos ha dejado una obra sinfónica y de cámara, marcada por un estilo muy particular, profundamente humano y romántico, que expresa su mundo interior y el sentir de su pueblo durante la etapa de la Revolución Rusa y la Unión Soviética.
Shostakovich nace en San Petersburgo, la gran capital de los zares un 25 de Septiembre de 1906. Era el segundo de un un matrimonio de tres hijos. Su niñez durante el período pre-revolucionario fue bastante feliz, pues creció en el seno de una familia acomodada a quienes nada les faltaba. En su casa había un piano, su familia poseía una dasha para veranear y tuvo un tutor alemán que le enseñó música. Su padre Dmitri Boleslalovich fue un oficial del Palacio de Pesas y Medidas, y además cantante aficionado. En 1915 el joven Dmitri inicia sus estudios musicales en una escuela privada de música dirigida por Ignaty Glyasser. Posteriormente ingresa en el Conservatorio de Música de Leningrado. Se distinguió entre sus compañeros por sus excelentes dotes naturales: oído musical, lectura veloz y capacidad memorística, por lo cual progresó rápidamente en sus estudios. Se ejercitó bastante como pianista, tocando a dúo con algunos de sus compañeros, las obras de autores clásicos: Beethoven, Mozart, Bach, Lizst, Schumann, Rimski-Korsakov.
El año de 1927 fue prolífico en cuanto acontecimientos se refiere, en la vida de nuestro compositor. En enero de 1927 concursa en la Competencia de Piano Chopin, celebrada en Varsovia y queda de octavo. A raíz de este modesto resultado, decide abandonar su carrera como pianista y dedicarse más a la composición. De regreso a su país, se detiene en París y en Alemania y conoce las obras de algunos compositores de vanguardia como Hindemith, Prokofiev, Stravinsky y Krenek. Esto lo influenció mucho en su carrera como compositor y partir de allí comienza una nueva etapa más moderna, disonante y agresiva de infant terrible.
Durante el verano de 1927 conoce a la que sería su esposa, Nina Varzar, una joven de 18 años estudiante de Física. Con ella se casaría en 1932, a pesar de la oposición de la madre de la joven.
En esos años se inicia en el mundo de la ópera, bajo las influencias de “Wozzeck” de Alban Berg, que presenció en el Teatro de Leningrado. Sus óperas “La Nariz” (1927) y “Lady Macbeth del Distrito Mitsensk” (1930-32) fueron muy bien recibidas con múltiples representaciones.

Shostakovich's 1st Symphony. Mvt 1 . LSO 0 Valery Gergiev. Barbican Centre 2006

Sinfonía No 1

La Primera Sinfonía de Dmitri Shostakovich fue compuesta en 1926 como un ejercicio de fin de curso, para poder concluir sus estudios en el Conservatorio de Leningrado.
La Sinfonía No. 1 de Dmitri Shostakovich es una obra de unos 30 minutos de duración y consta de cuatro movimientos:
1. I Allegretto – Allegro non troppo. 8:14.
2. II Allegro 4:56.
3. III Lento 9:08.
4. IV Allegro molto- Lento- Allegro molto. 9:32.

Comentarios:
1. En esta primera sinfonía, Shostakovich expresa ya los elementos musicales tan típicos de su estilo: cambios de tiempo súbitos, ambientes oscuros de corte expresionista, alegres fanfarrias y cabalgatas. El hecho de crear esta obra maestra a los 19 años le trajo reconocimiento inmediato a su autor.
2. El primer movimiento abre con un tema algo nervioso y humorístico por parte de las maderas. Después de un breve episodio que sirve de puente arranca el tema principal de la sinfonía más decidido y en ritmo de marcha. Rápidamente se alcanza un clímax algo caótico donde se amalgaman varias ideas contrastantes que quedan sin resolver.
3. El segundo movimiento es un típico scherzo de Shostakovich, con un toque inconfundible de sarcasmo. Mezcla ritmos y temas de manera inteligente. La intervención del piano en una fuga y los ostinatos del final son sensacionales. El movimiento concluye en tono menor con los golpes del piano.
4. El tercer movimiento abre con una melodía triste e reflexiva por parte del corno inglés. Luego se crea una atmósfera cargada de tensión que se resuelve en un clímax de poca sonoridad. La música evoluciona lentamente desarrollando un tema con mucha expresión.
5. El último movimiento continúa con la temática del primero. Se inicia de manera grave con el rumor de los violonchelos. Hay una nueva intervención del piano con un motivo algo espectral para dar paso a la orquesta en pleno con un tema agresivo. El ambiente de miedo se interrumpe al legar a otro clímax hay un silencio absoluto en donde los golpes del timbal resuenan con eco fortísimo. Las trompetas tocan el tema del comienzo, luego las cuerdas y toda la orquesta resuelven la tensión acumulada a todo lo largo de la obra en un final feliz.

Discografía:
1. Mariss Janson Orquesta de Filadelfia. Emi 1997.
2. Bernard Haitink. Orquesta sinfónica de Londres. Decca.


Sinfonía No. 2.
En Octubre de 1917 se dió la Revolución Rusa, la cual trajo grandes cambios culturales. En los primeros años de vida, en el terreno de las artes, hubo un movimiento de renovación estética: de apertura hacia todo lo moderno que rompiera con el pasado. Shostakovich pudo asistir a la presentación de obras de autores de la vanguardia europea, lo cual sirvió de fermento a su imaginación para producir sus sinfonías y óperas juveniles. Tal es el caso de una obra llamada inicialmente “Dedicación Sinfónica a Octubre”, comisonada por el Departamento de Propaganda de la Casa Editora del Estado y que posteriormente se trasnformará en su segunda sinfonía.
La Sinfonía No. 2 de Dmitri Shostakovich, fue estrenada en Noviembre de 1927 para celebrar los 10 años de la Revolución Rusa.
La Sinfonía No. 2 de Dmitri Shostakovich es una obra de unos 19 minutos de duración y está estructurada en dos movimientos
1. Largo. Allegro molto. 13:00
2. Coro “A Octubre” 6:00.

Comentarios:
1. Una obra moderna, de vanguardia y bastante agresiva, con una gran riqueza de textura. El primer movimiento, de carácter nervioso e inquietante, es ejecutado principalmente por las cuerdas mudas que inician una introducción muy prolongada de unos 5 minutos. Esta música crea mucha tensión por su ritmo sincopado, el cual anuncia los eventos por venir. Shostakovich emplea recursos novedosos como lo es la superposición de capas y texturas musicales independientes en cuanto a ritmo y tonalidad, con la intención de crean una sensación de caos y libertad. La segunda parte presenta pasajes de contrapunto, en las flautas clarinetes y oboes, muy bien trabajados a la manera de Hindemith. Concluye este movimiento de manera oscura y misteriosa como se inició.
2. Concluye esta obra con un tema directo y triunfal, que da paso a la introducción de un coro mixto cantando un tema de la revolución. Tanto la música como la parte coral son muy bellas. Es un movimiento de mucha fuerza y espíritu revolucionario de lucha por la sociedad, que concluye de una manera soberbia la sinfonía. Resulta paradójico que dentro de una obra de tanta inventiva, la parte coral sea de una sencillez tradicional. Esto quizás es parte del estilo de Shostakovich
Discografía:
1. Mariss Janson Orquesta de Filadelfia. Emi 1997.
2. Bernard Haitink. Orquesta Concertgebouw.

Sinfonía No. 4.

La Sinfonía No. 4 en Re menor OP. 43. de Dmitri Shostakovich es ciertamente una obra de vanguardia, donde se resumen sus trabajos anteriores. Fue compuesta en 1936, ensayada por la orquesta, pero retirada a última hora por el autor, debido a los ataques de la crítica oficial.
La instrumentación es la siguiente: 2 flautines, 4 flautas, 4 oboes, corno inglés, clarinete en mi bemol, , 4 clarinetes, clarinete bajo, 3 fagotes, 4 trompetas, 8 cornos, 3 trombones, 2 tubas, 2 conjuntos de timbales, triangulo, redoblante, bombo, címbalos, gong, xilófono, carillón, castañuelas, bloques de madera, celesta, dos harpas y cuerdas.

La duración de la obra es de 65 minutos. Está estructurada en tres movimientos:
1 Allegretto poco moderato 28:03.
2 Moderato con moto 8.43
3 Lento- Allegro 27:23.
Comentarios:
1. Es una obra en el estilo romántico tardío, de gran calibre, que recuerda a las sinfonías de Mahler, por la amplitud de sus tiempos, el denso cromatismo de algunos pasajes y la monumentalidad de la orquesta. En una campaña de prensa en 1936, quizás instigada por Stalin, Shostakovich fue acusado de formalista y decadente. La sinfonía no se estrenó hasta 1961, cuando cambió el clima político y la censura cultural en la Unión Soviética (El deshielo).
2. El oyente debe disponer de suficiente tiempo, voluntad y dedicación para apreciar esta obra en toda su plenitud, por la gran cantidad de materiales que en ella se expone. Es una montaña de música que, extendiéndose hasta los confines de sonoridades desconocidas, nos envuelve en su hechizo. Sin embargo es un monstruo que será fácil de apreciar después de varias audiciones, pues resulta básicamente tonal y presenta un discurso musical muy claro aunque segmentado y enriquecido con las experiencias modernistas. Y hasta quizás podrá el oyente afirmar, junto con muchos Shostakovianos, que esta sinfonía es la mejor de todas.
3. La estructura general de la obra consiste en dos grandes movimientos (primero y tercero), que se asemejan a las elevadas torres de una catedral gótica, iguales casi en tamaño e importancia, conectados por un movimiento central algo corto. No hay intención de direccionalidad alguna en cuanto a desplazamiento d ela música. Es un tipo de estructura pesada, demasiado simétrica, estática y poco común en el repertorio clásico.
4. El primer movimiento de carácter agitado y nervioso presenta diversos ambientes algo disconexos. Secciones completas de solistas, otras para grupos de instrumentos, serenatas,..etc. Llama la atención la fuerza y decisión de una fuga por parte de las cuerdas que se transforma en una gran cabalgata en donde participa toda la orquesta.
5. El movimiento central es misterioso por los timbres exóticos de la percusión.
6. El movimiento final es un mosaico de temas, ambientes y ritmos. Se inicia con una especie de fanfarria triunfal y conclusiva que luego se disuelve de manera impredecible. Después de unos cinco minutos se presenta una gran tocata para orquesta de gran brillantez por la riqueza del tejido sonoro. Después de este clímax de agitación sigue un episodio bastante lento y tranquilo. Luego hay una sección de piezas ligeras como valses ejecutados con algo de sarcasmo y de buen humor. Pasamos posteriormente a un ambiente de danzas infernales donde las trompetas, trombones y cornos se elevan a sus más altos registros, secundados por los golpes furiosos de los timbales.

Discografía:
1. Mtislav Rostropovich. Orquesta sinfónica Nacional. Erato. 1989.
2. Mravinsky Evgeny Orquesta Filarmónica de Leningrado. 1953. Melodya.
3. Bernard Haitink. Orquesta Sinfónica de Londres.


Sinfonía No. 5.
Mucho se ha escrito y hablado sobre la presión que ejercieron las autoridades soviéticas sobre Shostakovich, Prokofiev, Jachaturian y otros músicos soviéticos, para inducirlos a escribir música que sirviera de propaganda política.
En realidad Shostakovich y otros artistas hicieron una reflexión profunda sobre sus obras, que les llevó inclusive a cambiar de estilo, después de un famoso titular de prensa del diario oficial Pravda, titulado “Caos en lugar de música” de 1936: Allí se criticaba duramente la ópera “Lady Macbeth del Distrito Mtsenk“, de Shostakovich por estar dentro de un “estilo formalista y decadente, dirigido a las élites burguesas de occidente”. Entonces para entrar en sintonía con las autoridades, cambiaron su estilo compositivo por uno mas directo y de fácil audición para las masas. Alunos críticos argumentan que este viraje imprevisto de Shostakovich expresaba un profundo sarcasmo del parte del autor y que en sus obras hay elementos seretos escondidos entre la partitura, de protestas antiestalinistas. Por otro lado, él fue un hombre de mucha conciencia política que apoyaba la revolución, por voluntad propia, y además dio pruebas de ello: fue miembro importante del Partido Comunista hasta su muerte. En cualquier caso esta diatriba ideológica no tiene muchas implicaciones sobre su obra que ha pasado la prueba del tiempo.

La Sinfonía No. 5 en Re menor OP. 47, fue compuesta en 1937. Es una obra más conservadora que las precedentes, en cuanto a la forma y al lenguaje musical. Se piensa que fue una respuesta ante los ataques de la crítica oficial. Esta sinfonía es un punto de inflexión en la producción del autor: de aquí en adelante sus obras serán de fácil audición, dirigidas a las grandes masas.
Está estructurada en cuatro movimientos:
1 Moderato 17:40.
2 Allegretto 5:20.
3 Largo 15:58.
4 Allegro non Troppo 10:10.
Comentarios
1. La quinta es quizás la más popular de todas las sinfonías del autor. Nada más clásico que su estructura en cuatro movimientos, su orquestación moderada y el poco uso de las disonancias.
2. El primer movimiento es de carácter muy serio y sombrío en sus inicios con un motivo insistente y preocupante, de cuatro notas en los registros más bajos de los violoncelos y contrabajos. A este tema principal se opone un segundo tema mas sosegado por parte de los violines y violas y que expresa muy bien una atmósfera de calma y resignación.
3. El allegretto es de marchas llenas de humor e ironía por las deformaciones de las melodías y las notas disonantes que ocurren muy a menudo.

Discografía:
1. Mariss Jansons. Filarmónica de Viena. EMI 1997.
2. Mtislav Rostropovich. Orquesta sinfónica Nacional. Erato. 1989.
3. Mravinsky Evgeny. Orquesta Filarmónica de Leningrado. 1953. Melodya.
4. Bernard Haitink. Orquesta Sinfónica de Londres.
5. Leonard Bernstein. Filarmónica de Nuave York. Columbia.
Sinfonía No. 7.

La Guerra Heroica:

La invasión de Rusia por parte de las tropas alemanas comenzó el 22 de Junio de 1941. El asedio de Leningrado comenzó en Septiembre del mismo año. La ciudad quedó completamente aislada y sin suministros. Sus tres millones de habitantes no pudieron ser evacuados en su totalidad. Apenas la tercera parte de ellos pudo salir antes de la invasión. Los que se quedaron resistieron el acoso alemán durante 18 meses sin rendirse. Fue uno de los episodios más importantes de la “Guerra Heroica”, como la llamaron los rusos.
Al final los ejércitos de Hitler fueron derrotados en el frente de Stalingrado. En él se enfrentaron 3.500.000 de soldados alemanes en contra de 4.500.000 rusos. Jamás en la historia de la humanidad hubo un acontecimiento bélico de semejante magnitud.
El costo para Leningrado sin embargo, fue bastante alto: Murieron más de 600.000 personas de hambre y la ciudad quedó desvastada.
Shostakovich, que vivía en Leningrado, trató de alistarse en el ejército para defender su ciudad que tanto amaba, pero fue rechazado por su mala visión. Sin embargo estuvo en una unidad de apoyo cavando trincheras y luego fue se desempeñó como bombero voluntario. Estuvo asignado al techo del conservatorio de Leningrado para evitar incendios.
Cuando los ataques recrudecieron, Shostakovich pudo salir de la ciudad y escapar a un lugar seguro.
La Sinfonía No. 7 en Re mayor Op. 60, está dedicada a la memoria de Leningrado. Con ella se inicia el ciclo de las sinfonías de guerra del autor a la cual seguirían la octava y novena. Esta extraordinaria sinfonía, describe en una hora, el asedio a que fue sometida la ciudad de Leningrado (Antes San Petesburgo, residencia de los Zares de Rusia), durante la Segunda Guerra Mundial, por las tropas de Hitler
Está estructurada en cuatro movimientos:

1 Allegretto 25:54
2 Moderato ( poco allegretto) 9:53
3 Adagio. 16:22
4 Alegro ma non troppo 16:17


Comentarios:
1. Los tres primeros movimientos de esta sinfonía fueron compuestos durante el sitio. Una vez que estuvo terminada, la obra fue estrenada en el propio Leningrado, aun cercada por los alemanes, con una orquesta improvisada, formada por los pocos músicos que aún quedaban en la ciudad y otros que fueron reclutados en los distintos frentes de batalla. Fue un acto de valentía, valor y dignidad que elevo la moral de las tropas. Esto ocurrió el 5 de Marzo de 1942. La sinfonía fue todo un éxito tanto en Rusia como en el extranjero. Después de la guerra su popularidad decayó un poco, pero hoy ha vuelto a renacer el interés de los melómanos por esta obra fascinante.

2. El primer movimiento se inicia con un tema de carácter heroico y pleno de vitalidad y optimismo, que da paso a un desarrollo melódico romántico bastante suave, llevado por las cuerdas y que se desvanece poco a poco en un silencio profundo. Súbitamente se oye a lo lejos el redoble de un tambor acompañado de una flauta: es el tema principal se repite doce veces con distintos instrumentos de la orquesta y que, de alguna manera, representa la marcha del ejército invasor. Es un tema repetitivo, de carácter marcial, que va acumulando la tensión con el aumento del volumen y el redoble de los tambores. Al final la batería es una ametralladora que mantiene su ritmo incesante, obstinato, por encima del resto. Casi se puede escuchar el avance de los Panzer y detrás de ellos la infantería. Finalmente se alcanza un climax y luego surgen melodías contrapuestas que chocan en forma brutal, en enérgica batalla a todo volumen y se llega a un estado de caos, donde el tema principal es ahogado por el tumulto incesante de las trompetas y la percusión. Es el bombardeo aéreo que destruye las fábricas y los depósitos de comida. La ciudad ha sido sitiada. Nada se mueve. Después de un silencio se oyen segmentos de melodías, deformadas que expresan la derrota de los rusos en el frente de guerra. Al final, en medio del silencio sepulcral, resurgen las notas del tema principal, como una pequeña esperanza de vida.
3. El segundo movimiento es un Scherzo de carácter ligero en su inicio, que se torna ácido y pesimista a medida que se desarrolla. El autor emplea unos recursos expresionistas de mucho efecto como las deformaciones de las melodías, instrumentos que desafinan, timbres sonoros lúgubres del saxofón que crean un ambiente pesado en donde reina la desolación.
4. El Adagio es uno de los más bellos de Shostakovich. Es un réquiem para honrar a las víctimas. Se inicia con las notas de un órgano en registros agudos. A los tres minutos surge un tema muy dulce de carácter idílico ejecutado por la flauta y al cual se une el arpa y otros instrumentos de viento.
Discografía:
1. Mariss Jansons. Filarmónica de Leningrado. EMI 1997.
2. Mtislav Rostropovich. Orquesta sinfónica Nacional. Erato. 1989.
3. Mravinsky Evgeny. Orquesta Filarmónica de Leningrado. 1953. Melodya.
4. Bernard Haitink. Orquesta Sinfónica de Londres.

El canto de los bosques.
El tema ambiental también ha sido objeto de inspiración para los músicos.
El Canto de Los Bosques, Opus 81 es un oratorio escrito por Shostakovich en 1949.
La obra fue inspirada para los proyectos de reforestación de las estepas de la Unión Soviética después de los daños ambientales causados por la Segunda Guerra Mundial. El poeta Yevgeny Dolmatovsky escribió la letra de la composición. En 1950 le fue otorgado el Premio Stalin a Shostakovich, como agradecimiento por esta composición.
La obra El Canto de Los Bosques, Opus 81 de Dmitri Shostakovich, de unos 40 minutos de duración se estructura en siete movimientos

1. El final de la Guerra 5:09
2. El llamado de la tierra. 2:57
3. Recuerdos del pasado. 5:54
4. Los pioneros plantan los bosques. 2:07
5. Los Guerreros de Stalingrado. 3:14
6. Un paseo hacia el futuro. 6:57
7. Gloria. 8:02

Comentarios:

1. El primer movimiento, Andante, para bajo, coro masculino y orquesta, nos habla del final de la guerra y el plan de reforestación de la región desértica en Rusia central. La melodía cíclica hace su entrada con una introducción orquestal. El bajo solista anuncia el tema principal con las palabras” Con la victoria llegó el final de la guerra”. Es el mismo tema de la “Gloria” final.
2. El segundo movimiento lleno de frescura y alegría juvenil posee forma tripartita. Emplea ritmos dinámicos para expresar la emoción ante el plan de reforestación. Es un movimiento de carácter franco y directo que refleja la sencillez de la vida rural. Irrumpe desde el mismo comienzo con la sección de cuerdas. La melodía acompaña en ritmo de marcha al coro que repite la frase “Cubramos de bosques nuestra tierra”. El motivo cíclico que está presente en todo el movimiento se desvanece suavemente al final.
3. Cuando estaba componiendo la cantata, Shostakovich se interesó acerca de los grupos de “Pioneros”- un movimiento político juvenil- que se involucró en el proyecto de reforestación. Por tal motivo, sugirió Dolmantovsky, el autor de la letra, una sección adicional para un coro de niños, en donde se expresara esta participación juvenil.

4. El tercer movimiento, Recuerdos del pasado, es de carácter serio, oscuro y melancólico. Ocupa un lugar preponderante en el Oratorio por su posición tan especial. Esta elaborado armónicamente en base a cambios bruscos de modalidad propios de la música rusa campesina, al estilo de Moussorgsky. La voz del bajo en sonoridades oscuras nos habla de “los vientos que nacen en las dunas del desierto de arenas tostadas por el sol” y también de “la terrible sequía que todo lo desfigura, ve pasar a un pobre mendigo con su saco roto”. Durante el movimiento hay dos referencias al tema final de “Gloria”, cuando escuchamos la voz que nos dice “Oh ¡El centeno promete germinar” y en “ Oh! Mis niños amados, niños míos, no derramen lágrimas”. Los compases apagados de los chelos y contrabajos nos conducen directamente hacia el retumbar del timbal con que se inicia el cuarto movimiento.
5. El cuarto movimiento se inicia con un tema algo juguetón e infantil llevado por las trompetas, el cual llama a los niños a plantar árboles. Los niños cantan a los álamos, robles, fresnos y otros árboles y de ir por el campo sembrando “infinitas millas de tiernos abedules”. La orquesta toma el tema principal el tema principal y lo lleva de manera acelerada hacia el quinto movimiento.
6. El quinto movimiento de gran brillo orquestal es una marcha en tiempo acelerado. Ofrece los pizzicatos de las cuerdas, los timbales, flautas y flautines que refuerzan el texto “Levántense para grandes obras todos Ustedes”.
7. El sexto movimiento “Camino hacia el futuro” nos habla de las bellezas de la juventud y la primavera “Los ruiseñores en su idilio, dejan oír su canto de alegría que rompe con la quietud d e los campos y los prados, cantando gloria a la juventud, a la juventud y a la primavera”. Abre esta pieza con una bella introducción del oboe. La orquesta y el tenor desarrollan a plenitud el tema cíclico inicial. El coro termina con una invitación: “Que los amantes, jóvenes y viejos, se paseen por nuestros jardines”.
8. El movimiento final es una gran fuga que toma algunos temas del folklore ruso. Shostakovich emplea a fondo todas las fuerzas a su disposición: el corro mixto estalla al igual que el coro infantil. La orquesta responde con vigor acumulando la tensión del primer clímax. Finalmente se escucha la entrada triunfal del tema de Gloria cantado a dúo por el bajo y el tenor. El coro retoma la melodía principal y luego el tema cíclico inicial en un gran crescendo que concluye de manera apoteósica.
9. La instrumentación de la obra es la siguiente: Bajo, tenor, coro mixto, coro infantil, 3 flautas, flautín, 3 oboes, corno ingles, 3 clarinetes, 3 trompetas, 3 trombones, 2 fagotes, 4 cornos, 3 trompetas, tuba, triangulo, redoblante, timbales, glockenspiel, celesta, 2 arpas, cuerdas.

Discografía:
Yevgeny Mravinsky- Orquesta Filarmónica de Leningrado. Melodya.

Sinfonía No. 10.
Después de las tres sinfonías de la guerra (7, 8 y 9), se produce un largo intervalo en la producción de este compositor. ¿El motivo? La censura del régimen de Stalin. La música de Shostakovich y otros compositores rusos como Prokofiev y Khachaturian, fue duramente criticada por las autoridades del Partido Comunista mediante un decreto del ministro para la cultura Andrei Zhdanov en una reunión de la Asociación de Compositores Soviéticos en 1948. Se les acusaba a éstos compositores de formalismo y abstracción en sus obras. Por tal motivo, después de la novena sinfonía, Shostakovich no volvió a componer otra, hasta la muerte de Stalin en Mayo de 1953.

Esta Sinfonía No. 10 en Mi menor. Op. 93. fue compuesta entre julio y octubre de 1953.
Esta obra de unos 52 minutos de duración, está estructurada en cinco movimientos:

1 Moderato 21:49.
2 Allegro 4:19
3 Allegretto 12:03
4 Andante 4:24
5 Allegro 8:35

Comentarios

1. Considerada por muchos como la mejor de todas las sinfonías de Shostakovich. Es una obra abstracta, de música pura, libre de interpretaciones políticas o sociales. A diferencia de las sinfonías anteriores, esta no tiene dedicatoria, ni tampoco obedece a encargos para conmemorar algún acontecimiento especial. Expresa toda la gama posible de emociones y sentimientos más íntimos del autor frente a los acontecimientos de su patria. En algunos momentos de desesperación surge el dolor y la angustia, en otros hay miedo y rabia, otros pasajes son de intenso lirismo y ternura, al final hay una explosión alegría. Cada quien es libre de hacer interpretaciones de acuerdo a sus estado de ánimo y sus observaciones personales. Posee una gran fuerza interna en sus cuatro movimientos muy bien armonizada.
2. El primer movimiento, de gran envergadura, esta escrito en forma sonata. Comienza lentamente con las cuerdas mudas en un preámbulo que va ganando fuerza hasta que expone el tema principal, de mucha belleza y sentimiento romántico. Es una música que se mueve serenamente, pero con decisión y gran maestría, semejante a un río profundo cargado de sentimientos y recuerdos. La sección de desarrollo muestra un conflicto entre dos temas que van migrando de tonalidades, instrumentos e intensidad sonora.
3. El segundo movimiento es enérgico, fuerte y avasallante. Algunos dicen que Shostakovich hace un retrato de Stalin, caracterizado por su régimen de terror. Comienza con un tema incisivo por parte de los violoncelos y luego secundado por los bronces en tonos de fanfarria a todo volumen. Las cuerdas ejecutan melodías de danzas en ritmos vertiginosos. Al fondo los trombones y tubas crean una ambiente sofocante y cargado. La música avanza con dificultad en medio de redobles de tambor, los timbales y el flautín en los registros más altos.
4. El movimiento siguiente es un allegretto serio y reflexivo. Luego el saxofón introduce el acrónimo de Shostakovich, (formado por las cuatro notas: Re – Mib- Si- Do) el cual es repetido hasta el cansancio, por distintos instrumentos de la orquesta.

Discografía:
1. Mariss Janson. Orquesta de Filadelfia. Emi 1997.
2. Mtislav Rostropovich. Orquesta sinfónica Nacional. Erato. 1989.
3. Mravinsky Evgeny. Orquesta Filarmónica de Leningrado. 1953. Melodya.
4. Bernard Haitink. Orquesta Sinfónica de Londres.

Sinfonía No. 11.


Escuchemos ahora la Sinfonía No. 11 en sol menor, Op. 103, de Dmitri Shostakovich. Una larga sinfonía, de 64 minutos de duración. Compuesta en 1956 y presentada por vez primera el 30 de Octubre de 1957, bajo la batuta de Nathan Rakhlin en Moscú. Es una obra de encargo para celebrar los 40 años de la Revolución de Octubre. Esta sinfonía y la número 12 son los mejores exponentes del realismo socialista en la producción de Shostakovich. Música de fácil audición llena de sentimiento y fervor revolucionario que evoca los acontecimientos del fallido intento de 1905. Contiene melodías de canciones revolucionarias.
Esta estructurada en cuatro movimientos

1 La Plaza del palacio: Adagio 16:08.
2 El nueve de Enero: Allegro. 19:39.
3 In Memoriam: Adagio . 11:39.
4 Tocsin: Allegro non troppo. 16:11.

Comentarios:
1. Una obra muy criticada por algunos musicólogos occidentales, por ser demasiado descriptiva, larga y repetitiva. Sin embargo logra mantener el interés del oyente por su discurso bastante coherente, lleno de dinamismo y elementos de tensión y desequilibrios muy bien ubicados. Es una música diátonica basada en armonías tradicionales del siglo XIX. Sin embargo en ella observamos los contrastes violentos y la rudeza propia del compositor.
2. El primer movimiento en tiempo de adagio se inicia con un tema principal de gran belleza, llevado por las cuerdas y las maderas en armonías de octava y de quinta, cuyas variaciones tonales abarcan grandes trozos de tiempo. El sonido cavernoso producido por la orquesta se asemeja al de un gran órgano en una catedral. El ambiente de quietud es interrumpido por las trompetas entonando una canción revolucionaria.
3. El segundo movimiento bastante agitado describe muy bien el clima de protesta y represión política en aquellos acontecimientos. Expresa la evolución de una marcha de opositores al régimen en un crescendo infernal donde la orquesta despliega todo su poder. Después de una cabalgata en los redoblantes, se llega a una calma llena de melancolía y tristeza y desolación.
4. El tercer movimiento está estructurado en tres partes. Primero, un suave adagio llevado por la sección de cuerdas, desarrolla una melodía sencilla. Luego surge un tema de carácter grotesco y pesimista en los registros bajos de los trombones, cornos y tubas. El tema migra hacia las cuerdas y va ganando fuerza hasta alcanzar un clímax. Esta sección concluye con llamados inquietantes por parte de las trompetas y trombones. Después de un desacelerando volvemos al tema inicial.
5. El cuarto movimiento posee gran fuerza interna, derivada de una combinación de temas muy variados que se proyectan hacia delante en ciclos cortos. Comienza con una marcha construida en base a un motivo sencillo y sus variaciones sucesivas por parte de todas las secciones de la orquesta. La música se agita en pequeños clímax que van ganando intensidad. La marcha culmina en una confrontación caótica en donde los timbres de los instrumentos chocan unos con otros, tratando de sobresalir por encima de los timbales y las notas estridentes del flautín. Un poco antes de finalizar, en el minuto 10, la música se detiene en una pausa bastante larga, el oboe hace una recapitulación del tema principal en el primer movimiento. En los tres minutos finales se produce una coda de gran dramatismo, que promete un gran final heroico y victorioso entre dobles de campana, címbalos, gong, timbales, bombo y todo el resto de la percusión, pero que nunca llega a materializarse, como en todas las obras de Shostakovich.

Discografía:
1. Mariss Janson Orquesta de Filadelfia. Emi 1997.
2. Mtislav Rostropovich. Orquesta sinfónica Nacional. Erato. 1989.
3. Mravinsky Evgeny. Orquesta Filarmónica de Leningrado. 1953. Melodya.
4. Bernard Haitink. Orquesta Sinfónica de Londres.



Concierto para violonchelo No. 1.

Este grandioso Concierto para violonchelo y orquesta No. 1 en mi bemol mayor OP. 107 fue compuesto por Dmitri Shostakovich en 1959. Fue dedicado al gran maestro del violonchelo Mtislav Rostropovich. Consta de cuatro movimientos:

1 Alegreto 6:09
2 Moderato 11:57
3 Cadenza 5:43
3 Allegro con moto 4:43


Comentarios:
1. Este Concierto para Violonchelo de Shostakovich esta considerado por muchos críticos como el mejor del siglo XX. Contiene bellas melodías, ritmos fascinantes y gestos sinfónicos monumentales. Es de muy fácil audición para ser una obra del siglo XX.
2. El primer movimiento tiene estructura de doble fuga. Son dos temas complementarios que se entretejen creando una tensión rítmica y armónica bastante dinámica. Son temas simples de unas tres o cuatro notas pero pegajosos. Hay bastante lucimiento para el violonchelo y la flauta en un diálogo apresurado.
3. El segundo movimiento en tiempo moderato, presenta un tema exquisito de carácter melancólico por parte de la sección de cuerdas, al cual responden los cornos. La melodía fluye suavemente con un bello diálogo entre el solista y el fagot.
4. Algo bastante inusual en los conciertos, es la disposición de la cadenza como un movimiento aparte. El violonchelo expresa una amplia gama de emociones y sentimientos con toda la calidez y nobleza de sus timbres. Demás está decir que, la esta cadenza de Rostropovich, de intenso lirismo y concentración requiere de un gran virtuosismo.
5. El último movimiento entra en Ataca sin interrupción. Presenta estructura de rondó; la clásica forma ABACADA. El tema del comienzo vuelve a aparecer de manera insistente, lo cual proporciona bastante unidad al concierto.


Discografía:
1. Yo-Yo Ma. Eugene Ormandy. Orquesta de Filadelfia. Columbia.
2. Mischa Maisky. Michael Tilson Thomas. Orquesta Sinfónica de Londres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario