lunes, 26 de abril de 2010

Tan Dun



Tan Dun
Portador de los sonidos de la China milenaria.

Tan Dun nace en China en 1957. Su obra posee fuertes raíces orientales y elementos espirituales del Budismo. Comenzó su carrera musical con la ópera de Pekín. Culmina su formación musical en el Conservatorio Central de Beijing y posteriormente obtiene un doctorado en Artes Musicales en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha escrito obras que han dado la vuelta al mundo como por ejemplo su Concierto “Crouching Tiger”, basado en la película El Tigre y el Dragón, ganadora de un premio Oscar y un Grammy por su banda sonora.
Sinfonía 1997.
También ha sido exitosa su Sinfonía 1997, comisionada para celebrar la unificación de China y Hong Kong. Es una obra de gran formato que combina elementos musicales de China y Occidente. Está instrumentada para violonchelo solo, Biang-zhong un coro de niños, una gran orquesta sinfónica y un conjunto de percusionistas. Es una sinfonía bastante descriptiva, moderna y ambientalista, portadora de un mensaje de paz, espiritualidad y convivencia, que lleva el subtítulo “Heaven, Earth and Mankind”
La Sinfonía 1997 es una obra de una hora y trece minutos de duración y se estructura en trece movimientos:
1. Canción de la Paz 4:04.
2. I Cielo 8:20.
3. Danza del Dragón 4:29.
4. Fénix 1:36.
5. Júbilo 3:12
6. Opera en el Templo 6:01.
7. II. Tierra (Yi 3) 9:34.
8. Agua. 5:15.
9. Fuego. 8:03.
10. Metal. 2:20.
11. III. La mente. 5:34.
12. Canción de cuna. 5:00
13. Canción de la Paz. 8:34.

Comentarios:
1. El primer movimiento: Canción de la Paz, abre con el llamado del gong y las campanas tubulares, presentando los temas principales de la obra. Aparece el tema principal: es un tema bastante afirmativo movido por una energía interna que lo desplaza hacia delante en la búsqueda de espacios espirituales de comunicación con el oyente.
2. El segundo movimiento: Cielo, de carácter introspectivo presenta un solo de violonchelo de mucho lirismo e intensidad que da paso a un coro sin palabras que apenas susurra unas pocas vocales. A medida que la música gana fuerza se les une la percusión y luego toda la orquesta en la exposición de un tema de carácter rapsódico.
3. El tercer movimiento: La Danza del Dragón, se inicia con una larga fanfarria por parte de los cobres. Después de una breve pausa irrumpe con violencia la percusión y las cuerdas. Surge una melodía de líneas amplias y majestuosas que es repetida por el coro.
4. El quinto movimiento: Fénix es una especie de Scherzo alegre, ágil y bastante movido. Hay pasajes de solo para los flautines de gran virtuosismo. Concluye de manera brillante con una danza folklórica.
5. El ruido cotidiano de la vida en las calles, es reproducido por el sexto movimiento: Júbilo. En el bajo un pedal por parte de los violonchelos conecta las distintas partes de este movimiento. En la parte final hay una música ambiental creada por las campanas y otros instrumentos que crean espacios sonoros de misterio.
6. Los movimientos centrales 7- 10 forman por sí mismo un concierto para violonchelo, campanas y orquesta, denominado Yi-3. Es el corazón de la obra. Presenta un diálogo entre el violonchelo y las campanas bastante largo. En la parte central, la sección de maderas y los cobres intervienen con un tema independiente, moderno y audaz, construido armónicamente con algunas disonancias.
7. El movimiento onceavo es uno de los más logrados, tanto por su estructura como por la bella melodía que, expandiéndose serena y dignamente a lo largo de varios compases, refleja la emoción contenida ante las grandeza de la Naturaleza.
8. Igualmente hermoso es el movimiento siguiente donde interviene un coro infantil con una canción de cuna, impregnada de un contagioso y tierno lirismo. La música alcanza un clímax para luego volver a la melodía nostálgica del violonchelo. Concluye con seis golpes secos por parte de los timbales.
9. La parte final se inicia con el coro infantil, conectando con el movimiento anterior. Aparece el tema principal de la sinfonía con todo su brillo y esplendor, como un llamado a la paz y la convivencia; la música se apodera del espacio; nuestras almas unidas entran en una armonía sideral y la obra se cierra de manera cíclica.

Discografía:
Yo-Yo Ma. Conjunto de Campanas Imperiales de China. Steven Epstein. Coro de Niños Yip. Sony 1999.
Pasión según San Mateo.
En el año 2000 cuatro compositores de diferentes partes del mundo fueron convocados por la Academia Internacional Bach de Stuttgart, para una misión muy especial. A cada uno de ellos se le solicitó escribir una pasión según los cuatro evangelistas, para ser presentados en el Festival de Música Europea 2000 en Stuttgart, Alemania. Recordemos que en el año 2000 se cumplieron dos mil años de nuestra era cristiana y además doscientos cincuenta años de la muerte de Juan Sebastián Bach, quien nos dejó las famosas cuatro pasiones según los evangelistas: Juan, Lucas, Marcos y Mateo.
Los seleccionados fueron la compositora rusa Sofía Gubaidulina, el alemán Wolfgang Rihm, el argentino Osvaldo Golijov y el chino Tan Dun. Ellos son quizás los mejores compositores actuales en cada uno de sus países. El resultado de este maravilloso proyecto fueron cuatro obras religiosas de inicios del siglo XXI, que usando diferentes lenguajes, demuestran el carácter plural de la música moderna y el sentido común de profunda espiritualidad de cada compositor.
Tan Dun no tuvo experiencia alguna sobre la obra de Bach o el Cristianismo, por haberse formado durante la Revolución Cultural China, en la época de Mao. Recordemos que, en aquel largo período se cerraron todas las puertas a la cultura y el pensamiento occidental, por considerarlos corruptos y decadentes. Sin embargo acepta el reto de componer una Pasión y lo hace de manera bastante especial. La Pasión según San Mateo está escrita en el idioma inglés para ser más universal y está inspirada en el agua. Por eso la llama “Water Passion”. La obra comienza y termina con el sonido del agua. De acuerdo a Tan Dun “Muchas culturas usan el agua como una metáfora esencial- por ejemplo el simbolismo del Bautismo; el agua es asociada con el nacimiento, la creación y la re-creación. Si pensamos en el ciclo del agua, comenzando con la lluvia que cae en la tierra y regresa hacia el cielo por evaporación, para luego retornar. Esto es un símbolo de la resurrección. Yo pienso en la resurrección no solo como un regreso a la vida si no como una metáfora de esperanza, el nacimiento de un nuevo mundo, una vida mejor.”
La Pasión de Agua de Tan Dun es una obra de una hora y 32 minutos de duración consta de ocho partes:
1. Bautismo 18:30
2. Tentaciones 9:47
3. Ultima Cena 11:40
4. Cadenza de Agua 1:51
5. En el huerto de Getsenami 15:14
6. Canción de Piedra 8:02
7. Danos a barrabas! 9:29
8. Muerte y terremoto 7:01
9. Agua y resurrección. 10:43

Comentarios:
1. La riqueza de sonidos que encontramos en esta obra es impresionante por lo exótico. Los percusionistas dejan caer agua sobre unos recipientes colocados en el escenario. Otros con sus manos hacen chocar piedras de canto rodado. Los cantantes emplean estilos diversos de voz que van desde los sobretonos de Mongolia hasta los falsetes de la Opera China. Los músicos de la orquesta imitan algunos instrumentos autóctonos como el erhu, que es una especie de violonchelo y el kermanche un violín de Mongolia con cuerdas de pelo de caballo. Posteriormente los sonidos acústicos son digitalmente procesados por un sintetizador.

Discografía:
Tan Dun. RIAS Kammerchor Berlin. Elizabeth Keusch Soprano, Stephen Byan Bajo. Sony. 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario