martes, 27 de abril de 2010

Oliver Messiaen



Oliver Messiaen
Creó un nuevo universo sonoro inspirado en Dios, los pájaros, los ángeles y los astros del cielo.


Olivier Messiaen (Aviñón, 10 de diciembre de 1908 — Clichy, Île-de-France, 27 de abril de 1992) fue un compositor, organista y ornitólogo francés. Ingresó en el Conservatorio de París a la edad de 11 años, y tuvo como profesores a Paul Dukas, Maurice Emmanuel, Charles-Marie Widor y Marcel Dupré. Fue designado organista en la Iglesia de la Santísima Trinidad de París en 1931, puesto que ocupó hasta su muerte.
Muchas de sus composiciones representan lo que él llamó «los aspectos maravillosos de la fe», mostrando su inquebrantable catolicismo. Viajó mucho y escribió sus obras inspirado por diversas influencias tales como la música japonesa, el paisaje del Cañón de Bryce en Utah o la vida de San Francisco de Asís. Messiaen experimentó una cierta sinestesia manifestada como una percepción de colores cuando oía ciertas armonías. Durante un período muy corto, experimentó con el serialismo integral, en cuyo campo es citado a menudo como un innovador. Su estilo absorbió muchas influencias musicales exóticas tales como gamelan de Indonesia y también usó las ondas Martenot.
Messiaen sintió una fascinación tremenda por el «canto de los pájaros»; decía que los pájaros eran los mejores músicos y se consideraba a sí mismo tanto ornitólogo como compositor. Transcribía el canto de los pájaros en sus viajes por todo el mundo, e incorporó las transcripciones de estos cantos en gran parte de su música. Su uso innovador del color, su concepción personal de la relación entre el tiempo y la música, su uso del canto de los pájaros, y su intento de expresar profundas ideas religiosas, todo se combina de tal modo que hace casi imposible confundir una composición de Messiaen con una obra de cualquier otro autor clásico occidental.


Cuarteto para el fin del tiempo.
El «Cuarteto para el fin del tiempo», compuesto por Oliver Messiaen en 1940 es una de las obras seminales de la vanguardia europea del siglo XX. Para muchos es la primera obra de serialismo integral.
En 1940, en la Batalla de Francia, Messiaen fue hecho prisionero de guerra, y mientras estaba encarcelado compuso su Cuarteto para el fin del tiempo cuyo título original es “Quatuor pour la Fin du Temps” para los cuatro instrumentos disponibles allí: piano, violín, violonchelo y clarinete. Messiaen compuso el cuarteto para el final del tiempo entre el verano de 1940 y enero de 1941 en el campo de concentración de Görlitz en Silesia. La obra fue estrenada por Messiaen y sus amigos (con Messiaen al piano) ante una audiencia de prisioneros, vigilantes y algunos oficiales alemanes amantes de la música.
El Cuarteto para el Fin del Tiempo es una obra de unos 50 minutos de duración y se divide en ocho secciones. Sus títulos son bastante sugestivos.
1. Liturgie de cristal 3:01
2. Vocalise, pour l'Ange qui annonce la fin du temps 5:06
3. Abîme des oiseaux 7:31
4. Intermède 1:46
5. Louange à l'Eternité de Jésus 8:36
6. Danse de la fureur, pour les sept trompettes 6:45
7. Fouillis d'arcs-en-ciel, pour l'Ange qui annonce la fin du temps 7:35
8. Louange à l'Immortalité de Jésus 8:14.

Comentarios:
1. La música de Messiaen es rítmicamente compleja. Se interesó en los ritmos de la antigua Grecia, de orígenes hindúes. Armónica y melódicamente su música se basa en los modos de transposición limitada, que fueron una innovación propia de Messiaen.
2. Entre los movimientos más hermosos del cuarteto están las dos loas o “Louanges” que no son otra cosa que himnos religiosos de alabanza a la eternidad e inmortalidad e Jesús. El primero de ellos esta basado en la pieza “Fetes des belles aux” o el festival de las Bellas Aguas, una obra instrumentada para seis ondas martenot. Esta pieza fue compuesta para un festival de sonido, agua y luz que se efectuó en las riberas de Sena en Paris en 1937. El segundo proviene de una obra llamada “Dyptyque” para órgano compuesta en 1930.
3. El tercer movimiento está inspirado en le canto de los pájaros. Es de gran virtuosismo para el clarinetista.

Discografía:
Albert Tetard (Violonchelo), Claude Desurmont (Clarinete), Daniel Barenboim (Piano) y Luben Yordanoff (Violín). Deutsche Grammophon. 1990.

Sinfonía Turangalîla.


Pierre Laurent Aimard, Cynthia Millar, Andrew Davis, and the National Youth Orchestra of Great Britain play Messiaen's Turangalîla Symphonie, 5th Movt "Joy of the Blood of the Stars" at the 2001 Proms.
La Sinfonía Turangalîla es otra de las obras importantes del siglo XX, compuesta por el francés Oliver Messiaen. Fue un encargo de Serge Koussevitski para la orquesta que éste dirigía en Boston. Fue escrita entre 1946-1948 y la premier fue dada por dicha orquesta en 1949 bajo la dirección de Leonard Bernstein. Yvonne Loriod, la segunda esposa de Messiaen fue la solista del piano y Ginette Martenot tocó las Ondas Martenot por vez primera y en las subsiguientes presentaciones.
La Sinfonía Turangalîla es una obra de una hora y 20 minutos de duración y se estructura en 10 movimientos:
1 Introduction. 7: 05
2 Chantd´amour1 8:52
3 Turangalîla1 5´29
4 Chantd´amour2 11:09
5 Joie du sang des étoiles. 6:18.
6 Jardin du sommeil d´amour 10:50.
7 Turangalîla 2 3:58.
8 Développement de l´amour 12:24
9 Turangalîla 3. 4:27.
10 Final. 7:08.
Comentarios:
1. Es una obra de gran envergadura, con una música turgente, exuberante, deslumbrante, espectacular y suculenta, que supone un enorme virtuosismo para toda la orquesta, lo que la convierte en una pieza difícil de interpretar. Además de esto requiere de una orquesta de enormes dimensiones, por lo cual no es frecuente escucharla en los conciertos.
2. Turangalîla es una palabra compuesta, procedente de dos raíces del antiguo sánscrito:"Turanga" que se refiere a tiempo, movimiento y de manera especial al ritmo (el elemento preponderante en la partitura) y "lila" que significa acto, acción o juego. Así, "Turangalîla" vendría a significar algo así como "juego del ritmo" o también "himno de amor" o "himno de alegría".
3. En ella tienen un papel muy destacado (a veces de solistas) tanto el Piano como las Ondas Martenot.


Discografía:
1. Ivonne Loriod, Jeanne Loriod. Orquesta de la Opera Bastilla – Myung-Whun-Chung. DG. 1985.


Del Cañón a las estrellas.
La obra de Messiaen “Des Canyons aux étoiles, pour piano solo, cor, xylorimba, glockenspiel et orchestre” fue compuesta entre 1971 y 1974.
Consta de 12 secciones


Part 1 - 1. Le désert 3:57
2. Les Orioles 6:16
3. Ce qui est écrit sur les Etoiles 6:19
4. Le Cossyphe d'Heuglin 4:50
5. Cedar Breaks et le Don de Crainte 7:48
Part 2 - 6. Appel insterstellaire 5:26
7. Bryce Canyon et les Rochers rouge-orange 13:17
Part 3 - 8. Les Ressuscités et le Chant de l'Etoile Aldébaran 8:23
9. Le Moqueur polyglotte 11:09
10. La Grive des bois 4:56
11. Omao, leiothrix, elepaio, shama 8:57
12. Zion Park et la Cité céleste 10:48
Comentarios:

En 1969 con la llegada del hombre a la luna hubo grandes esperanzas con respecto a la conquista de Universo por parte de la humanidad. La carrera espacial entre la Unión Soviética y los Estados Unidos mantuvo la atención de toda la humanidad, por varios años. Se pusieron de moda las películas del espacio con viajes intergalácticos, seres que habitaban mundos lejanos e invasiones de marcianos. La ciencia ficción hizo su entrada triunfal en el mundo del cine, la literatura y la música.
Oliver Messiaen, un compositor emblemático del siglo veinte tuvo dos preocupaciones durante toda la vida: su amor por los pájaros y el catolicismo. En esta, su obra mayor también se le une la admiración por las estrellas y el Universo.
Este proyecto sinfónico de gran envergadura, que se aproxima mucho a un concierto para piano, fue comisionado con motivo de la celebración del bicentenario e la independencia de los Estados Unidos. En busca de inspiración Messiaen se dirigió hacia el desierto del sudeste americano en el estado de Utah. El lugar le apasionó mucho e inmediatamente se enamoró de aquellas tierras. En 1972 visitó el área de Cedar Breaks donde se encuentra el Canón Bryce y Zion Park y durante las noches despejadas las estrellas fulguraban el cielo. Las rocas y la tierra dejaban ver formas extrañas y bandas de colores producto de la erosión durante milenios. Los pájaros lanzaban al aire sus trinos. El paisaje era extraño y a la vez cautivante. En aquel lugar se sentía de cerca la presencia de Dios. Una vez que se dieron todas las condiciones ideales, lo demás fue comenzar a escribir.

La obra es de unos 100 minutos de duración, pero el oyente mantiene la atención por la gran riqueza de sonidos. Nos transmite una sensación cósmica de espiritualidad, misterio y amor a Dios, semejante a la contemplación de un cielo estrellado, que nos hace sentir parte inseparable del Universo.
Cada una de las tres partes representa un lugar del cañón. En casi todas las secciones el piano, el glockenspiel y la marimba imitan el canto de algún pájaro. Messiaen fue un ornitólogo aficionado, pero muy serio, que se dedicaba a grabar los cantos de los pájaros y luego los transcribía en su música.

Discografía:
Myung-Whun Chung. Roger Muraro, Francis Petit, Jean-Jacques Justafre, Renaud Muzzolini. Orquesta Filarmónica de la Radio de Francia. Deutsche Grammophon B00006AKUZ. 2003.


Visiones del más allá…

Esta obra de gran escala de Oliver Messiaen, cuyo título original es “Eclairs sur L’Au-de la…”, escrita entre 1988-92, es la última del compositor. Ella nace como una comisión para la Orquesta Filarmónica de New York.
La obra de aproximadamente una hora de duración, consta de 11 partes que hacen referencias a los temas acostumbrados de este compositor: Cristo, las estrellas, los ángeles, los pájaros, La gloria, El Paraíso y el Universo Cósmico.

1. Aparición de Cristo Glorioso 5’ 47.
2. La Constelación de Sagitario 5’55
3. El Pájaro Lira y La Ciudad Prometida 4’05
4. Los elegidos marcados con el sello 1’54
5. Quedarse en el Amor 10’13
6. Los siete Ángeles y las siete trompetas 4’05
7. Y Dios enjugará todas las lágrimas de sus ojos 3’34
8. Las estrellas y la Gloria 11´16
9. Muchos pájaros de los árboles de la vida 2’30
10. El camino del Invisible 3’45
11. Cristo, La luz del Paraíso 7’40

Comentarios:
1. Una de las mejores obras de Messiaen que sin duda alguna, transmite una sensación de magnificencia, éxtasis religioso y profunda contemplación de la naturaleza.

Discografía:
Simon Rattle Orquesta Filarmónica de Berlin- EMI classics 2004.

2 comentarios:

  1. Acabo de conocer este blog buscando imágenes sobre Messiaen. Quiero felicitarte por la caricatura: me parece magistral y acertadísima. Tonto de mi, no me fije en la barra de navegación y, al no verla firmada, pensé que no tenía derechos. Me he tomado la libertad de incluirla en este trabajo

    http://enriqueblanco.net/wp-content/uploads/2012/04/CuadernilloMessiaen2.pdf

    dime si te molesta y la retiro.

    Te adjunto la dirección de mi blog, por si es de tu ínterés.

    muchas gracias y un saludo

    ResponderEliminar