lunes, 26 de abril de 2010

John Cage



John Cage
Músico norteamericano terriblemente innovador que introduce el azar en la composición.
El compositor norteamericano John Cage (1912-1992) fue uno de los primeros músicos en introducir el azar y los ruidos en sus composiciones. Este conjunto de piezas misteriosas por sus sonidos extraños reflejan el interés de Cage por el budismo, la filosofía hindú y el I Ching.

Sonatas y preludios para piano preparado.
El piano preparado consiste de un piano en donde se han introducido objetos entre las cuerdas como tornillos, tuercas, piezas de goma y plásticos que afectan el sonido natural de este instrumento, creando sonoridades nuevas casi ilimitadas.
Estas sonatas y preludios son obras fundamentales de la vanguardia del siglo XX. Fueron compuestas entre los años 1946 y 1948. El ciclo completo consta de ocho sonatas y tres interludios, con una duración de unos 63 minutos.
Comentarios:
1. Algunas piezas suenan como la música étnica de la India: notas muy cercanas las unas a las otras (microtonalidad). Otras en cambio, son más occidentales con sonidos de campana y acordes de tercera. Todas resultan ser bastante relajantes para los sentidos.
2. En sus inicios, John Cage se destacó por su música de percusión, bastante revolucionaria. En 1940 Cage recibió el encargo de componer una música para una representación de danza en un auditorio pequeño. Pensó traer un conjunto de percusión pero el espacio era pequeño y solamente contaba con un piano. Entonces tuvo la genial idea de convertir ese piano en un nuevo instrumento percusivo, con la inclusión de objetos entre sus cuerdas.

Discografía:
1. Boris Berman Piano, Naxos. 1998.
4´33´
Esta pieza para piano de silencio absoluto en un intervalo de 4 minutos y 33 segundos de John Cage fue compuesta en 1952. Las obra consta de tres movimientos todos silenciosos y en la partitura de una hoja solo se establece una sencilla instrucción: Tempo = 60º. Durante este intervalo el pianista levanta la tapa del piano al inicio de cada movimiento y luego la cierra, para volverla abrir. Esto debe hacerse tres veces.
La obra es una propuesta muy interesante de carácter aleatorio: cada oyente percibe los latidos de su corazón, y los ruidos de su alrededor como por ejemplo crujir de la silla o bien el zumbido del aire acondicionado de la sala,.. etc. Con esto el silencio cobra un sentido de musical por sí mismo, nunca antes elevado a la categoría de pieza de concierto.
Esta propuesta tan novedosa representa el equivalente musical de las obras del pintor Robert Rauschenberg expuestas ese mismo año en la galería del College Black Mountain en Nueva York, y que John Cage tuvo la ocasión de admirar. Son grandes telas de lienzo apenas pintadas sin ningún motivo de dibujo y con un mínimo de color. En realidad la pieza es parte de un espectáculo o “Happening” programado por Cage y su grupo de artistas de vanguardia entre los que estaban Morton Feldman músico, Merce Cunnighan bailarina, Robert Rauschenberg pintor y David Tudor pianista. Todos ellos se reunían en el College para dar seminarios de arte moderno. Cage daba lecciones de filosofía Zen parado en una escalera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario