lunes, 26 de abril de 2010

Gustav Holst



Gustav Holst
Los misterios del Universo nos son revelados en la voz de un compositor inglés.

Gustav Holst (1874- 1934) es uno de los compositores ingleses más resaltantes del panorama musical de siglo XX, cuya popularidad se afianza en su obra orquestal Los Planetas. Compuso otras obras menos conocidas para orquesta, corales y para el escenario, dentro de un estilo propio y algo ecléctico. Estuvo influenciado por Wagner al comienzo de su carrera, y posteriormente evoluciona hacia una mezcla curiosa del folklore inglés y la filosofía Hindú.
Holst provenía de una familia de origen alemán. Su padre Adolph von Holst fue un pianista y organista consumado. En 1871se casa con una de sus alumnas Clara Lediard, quien también era cantante. De esta unión nacen dos hijos, Gustav y su hermano menor Emil, quien llegó a ser un artista de Holliwood.
Holst fue un niño enfermo. En un principio su padre le enseñó a tocar el piano pero una neuritis en el brazo derecho le hizo abandonar este instrumento. Como era asmático se le recomienda tocar el trombón instrumento este que será de mucha utilidad en el futuro de su carera. En 1983 ingresa al RCM de Londres. Allí conoce a Vaughan Williams quien será su amigo de toda la vida y ejercerá sobre él una profunda influencia.
Enseñar, organizar festivales y viajar fueron sus tres pasiones. Le gustaba trabajar con niños y músicos amateurs. En 1905 es nombrado Director de la Escuela de Música para Niñas en San Pablo, Hammersmith, posición que mantiene hasta 1925. En 1908 hace un viaje a Algeria, explora el desierto en bicicleta y se inspira para componer la suite Beni Mora. Holst mantuvo un estilo muy puritano comiendo poco y haciendo largas caminatas por el campo lo cual incidió en su salud de manera negativa. Después de una temporada de otoño como director de orquesta, seguida de un viaje a los Estados Unidos que lo dejó agotado, Holst debe retirarse de toda actividad por orden médica. En 1932 vuelve a los Estados Unidos y enseña en la Universidad de Harvard, teniendo entre sus alumnos a Elliot Carter. Los últimos años de su vida los pasó inválido, pero sin embargo compuso algunas obras de mucha inspiración como la suite “Brook Green”.
Su obra más conocida después de los planetas es la suite “Saint Paul” para orquesta de cuerdas. Aparte del interés de Holst por la música folklórica inglesa, también fue un estudioso de la literatura en sánscrito. Aprendió esta lengua por sí mismo y tradujo varias poesías. A partir de 1900 comienza a componer una ópera en sánscrito llamada Sita, con su propio libreto. En 1908 compone la opera Sāvitri, basada en una leyenda hindú. Entre 1907 y 1911 orquestó varios himnos del Rig Veda, algunos de ellos para solista y piano y otros para coro y orquesta. En 1912 escribió una obra orquestal de gran formato basada en una poseía en sánscrito: El mensajero de las nubes.

Gustav Holst - The Planets Op.32 Mars, the Bringer of War

Los planetas.
Los Planetas de Gustav Holst, es una suite para orquesta" dividida en siete partes: una para cada planeta. Fue compuesta entre 1914- 1916 y estrenada en 1918 con la orquesta del New Queen´s Hall, bajo la dirección de Sir Adrian Boult.

1. Marte, el Portador de la Guerra 7:31
2. Venus, el Portador de la Paz 7:08
3. Mercurio, el Mensajero Alado 4:05
4. Júpiter, el Portador de la Alegría 8:10
5. Saturno, el Portador de la Vejez 7:53
6. Urano, el Mago 5:29
7. Neptuno, el Místico 6:45

Comentarios:
1. Los Planetas, es hoy en día la obra más conocida del compositor inglés Gustav Holst. Es una suite de siete movimientos, a los cuales Holst les dio el nombre de un planeta. Es una composición moderna que gusta mucho al oyente por la variedad de ritmos, texturas y los timbres sonoros muy bien orquestados. Tiene influencias de compositores de la época como Richard Strauss, Stravinsky y Debussy. Recordemos que en 1914 solo se conocían siete planetas, aparte de la tierra. Plutón fue descubierto en 1930.
2. Iniciamos nuestro viaje por el Universo de Holst visitando al planeta Marte, que representa al portador de la guerra. Es un movimiento en forma de sonata, de mucha fuerza, en donde el tema principal, en ritmo de marcha lenta y pesada, es llevada por los trombones, trompetas, tuba y percusión. Este tema se mantiene en forma insistente (obstinato) por encima de los otros. Un segundo tema, ejecutado por las cuerdas se contrapone al primero. La sección de desarrollo melódico es bastante extensa y poco a poco va ganando en intensidad de sonido; se aceleran los ritmos y se multiplican los timbres sonoros, todo lo cual anuncia la proximidad de una guerra. El movimiento concluye en una batalla o enfrentamiento, a todo volumen en medio de un clímax sonoro de gran brillantez orquestal que nos deja en un estado de total abatimiento.
3. Luego pasamos al planeta Venus. El autor nos sumerge ahora en un ambiente de mucha calma y sosiego. Es un mundo de bellas melodías ejecutadas por el arpa, las flautas y oboes. Los violines responden con sus suaves arpegios. La música nos narra un romance de amor en medio de la negra noche sideral.
4. ¡Que diferente es Mercurio!, Mercurio, el Mensajero Alado, un Dios Ligero, portador de buenas noticias. Es un movimiento alegre, pero de carácter liviano e inquieto, algo así como un Scherzo Bethoveniano. Holst nos transporta a un mundo muy rico en sonidos exóticos. La música de Mercurio es más moderna que las anteriores, por los cambios de ritmo y la preponderancia de los timbres sonoros. Nos recuerda a un Rimski Korsakov en Scherezada.
5. Júpiter el mensajero de felicidad. Júpiter es el mayor de los planetas y también es el centro de gravedad de toda la obra. Se oye un gorgojeo de pájaros en las flautas y flautines. Un tema solemne llevado por las violas y violoncelos y luego otro replica en los trombones estableciendo un diálogo que gana fuerza hasta llegar a un máximo. Este tema es el más atrayente de todos y no está colocado aquí por el azar.. Nuevamente las violas vuelven al tema inicial y lo desarrollan completamente junto a toda la orquesta. Un episodio de transición y luego el tema principal nuevamente, esta vez en las maderas, luego en los metales, los cornos y la orquesta completa. Holst se recrea con este tema.
6. Saturno el representante de la vejez. Es un movimiento en tono muy serio y grave ejecutado por las cuerdas y maderas. Es una música que avanza lentamente en un crecendo con notas prolongadas hasta el máximo. Hay un fondo musical muy misterioso, como de iglesia, producido por las cuerdas mudas de los cellos, los contrabajos y algunos toques de campana.
7. Urano el mago. Los metales dominan este movimiento con sus notas brillantes a gran volumen. Hay una marcha que se inicia, pero luego se desvanece. Es un tema inquietante de mucha tensión. Recuerda mucho a Paul Dukas en El Aprendiz de Brujo. Vuelve a resurgir la marcha y va creciendo en intensidad con la ayuda de los tambores el bombo y los platillos, para rematar en una fanfarria. Al final hay una especie de coda que nos lleva al primer tema.
8. Neptuno. El místico. Presenta un tejido musical muy rico, aderezado con los vibrantes efectos de la percusión muy bien llevados por el címbalo, el carillón, la marimba, el xilófono, el arpa y la celesta. Luego aparece un coro de voces sin palabras, que nos transporta a un mundo soñado. Hay una sensación extraña de alejamiento en el espacio infinito. La música se disuelve poco a poco con el coro y luego todo termina.
Orquestación:
Instrumentos nada habituales, como la flauta baja o el oboe barítono o bajo y unos nutridos efectos de percusión (bombo, batería, platillos, triángulos, tambor militar, pandereta, gong, campanas, xilófono y marimba, así como dos timbales) y cobres (6 trompas, 4 trompetas, 3 trombones, tuba tenor y tuba bajo) forman, entre otros, la nómina de la suite.

Discografía:
1. Sir Adrian Boult – Filarmónica de Londres EMI Classics 2000.
2. Herbert von Karajan- Filarmónica de Berlín DG.
3. André Previn. Royal Philharmonic Orchestra Telarc ASIN: B000003CU0. 1990

No hay comentarios:

Publicar un comentario