lunes, 26 de abril de 2010

Gabriel Fauré



Gabriel Fauré
Claridad y elegancia en un gran maestro francés de comienzos de siglo XX.
Gabriel Fauré fue el compositor francés más avanzado de su generación. Fue además de compositor, organista, pianista y profesor de música. Desarrolló un estilo muy particular que influenció a casi todos los compositores del siglo XX. Sus aportes en el campo de la melodía y la armonía fueron de mucho impacto en las siguientes generaciones.

Fue el menor de una familia de seis hijos de Toussaint-Honoré Fauré y Marie-Antoinette-Hélène Lalène-Laprade. En 1849 su padre fue designado director de la Escuela Normal de Montgauzy. El niño Fauré se divertía en la capilla de la escuela tocando el harmonio durante horas y horas. En 1853, un miembro de la Asamblea de Paris lo escucho y quedó impresionado con las habilidades del niño. Este recomendó a su padre que lo enviara a la Escuela de Música Clásica y Religiosa que Louis Niedermeyer había establecido en Paris. El padre se traslado a Paris y lo inscribió en dicha academia con la finalidad de que su hijo llegara a ser un Maestro de Coro. Fauré pasó once años de su vida estudiando en aquel establecimiento, con una beca del Obispo de Pamiers. Sus estudios prolongados de música sacra tuvieron una influencia muy importante en su estilo. Para poder ser un maestro de coro y un organista de una catedral, Fauré hubo de estudiar, el Canto llano, el órgano y la polifonía del renacimiento. A la muerte del profesor Niedemeyer le sucede Camille Saint Saens en las clases de piano, lo cual fue una afortunada casualidad, pues de él aprende Fauré la música de algunos contemporáneos como Schumann, Liszt y Wagner.
Concluye sus estudios musicales de manera brillante con un primer premio por su obra "Cantique de Jean Racine op.11” en 1865.
Durante la guerra Franco Prusiana en 1870 se enlista en el ejército como miembro de un regimiento de infantería de la Guardia Imperial. Después de darle la baja en 1871 es designado organista de la iglesia parisina de Saint Honoré d’Eylau. Es un visitante frecuente del salón de Saint Saëns en donde conoce algunos músicos pertenecientes a la sociedad musical. En 1872, junto con d’Indy, Lalo, Duparc y Chabrier fundan la Société Nationale de Musique. En las reuniones de dicha sociedad se escucharán por vez primera muchas de sus obras. Muere en París en 1924.




Réquiem.

Gabriel Fauré compuso este Réquiem en Re menor, Op. 48 entre 1887- 1890. Es una de las obras más conocidas de este compositor francés.

Un Réquiem es una misa de difuntos. La palabra réquiem proviene de la frase latina que aparece en el Introito “Réquiem aeternam dona eis, Domine” que significa: “Concédeles Señor, el descanso eterno”. El Réquiem contiene cuatro de los cantos del ordinario que son Kyrie, Credo, Sanctus Agnus Dei. Además de esto se han incorporado otras secciones como Dies Irae, Tuba mirum, Lacrimosa y Lux Aeterna. En particular el Dies Irae se considera como parte oficial de la misa de Réquiem y fue instituido en el siglo XVI, durante el Concilio de Trento de la Iglesia Católica. Este es uno de los más famosos himnos cristianos y representa el juicio final.
Comentarios:

1. Curiosamente, este réquiem no fue compuesto para nadie en particular sino más bien, como expresó Gabriel Fauré en una oportunidad “Por el simple placer de componerlo”. Fue la obra predilecta de su autor quien trabajó en ella durante un período de más de 20 años, abarcando desde 1877 hasta 1893, en cuanto a la composición del mismo y una re-orquestación para gran orquesta la cual fue completada en 1900.
2. El Réquiem de Fauré es una obra placentera por sus dulces, serenas y hermosas melodías. Esta composición sacra se inserta dentro de la corriente del impresionismo por la riqueza orquestal de sus timbres y el empleo de algunas disonancias que crean una atmósfera brumosa y delicada. En 1888 Fauré compuso la primera versión con solo cinco movimientos (Introito y Kyrie, Sanctus, Pie Jesu, Angus Dei y In Paradisum) posteriormente incorpora Liberame. En 1889 en la segunda versión incluye “Hostias” en el offertorium. Es la llamada versión de cámara del réquiem. En 1900 la partitura fue ampliada para una versión de orquesta completa. En 1924 esta tercera versión fue presentada por vez primera en los funerales de Fauré.

3. El tercer arreglo del réquiem requiere de la siguiente orquestación:
Un coro mixto, solo soprano muchacho, solo barítono, 2 flautas, 2 clarinetes, 2 fagotes, 4 cornos, 2 trompetas (solo en Kyrie y Sanctus) Timbales, órgano y cuerdas.
Discografía:
1. London Sinfonia Caroline Ashton, Stephen Varcoe, Simon Standage, John Scott, Cambridge Singers. Dirigida por John Rutter.
2. Coro de St. John´s College. Cambridge. George Guest. Decca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario