lunes, 26 de abril de 2010

Claudio Debussy



Claudio Debussy
Genio de la música de gran sensibilidad para el timbre, que cambió la forma de escuchar.

Claudio Aquiles Debussy nació en París el 22 de Agosto de 1862 en. Sus padres de origen humilde: Manuel Aquiles Debussy y su madre Victorina Maunoury eran borgoñéses. El padre se casa con ella después de haber cumplido un contrato de siete años con la infantería de Marina. Luego instalan una tienda de lozas en Saint – Germain-en-Laye. En aquel entonces nace Claudio Aquiles y su hermana Adela. Los Debussy se trasladan luego Clichi en 1864 y después emigran París en 1867. Allí nacería Manuel, el tercero de los hijos. En 1870 se declara la guerra contra Prusia. El padre de Debussy se enrola en la Guardia Nacional asciende a Capitán del ejército de la comuna. En mayo de 1871 cae prisionero y es condenado a cuatro años de prisión. Cumple un año de prisión y luego se le conmuta la pena por “cuatro años de privación de los derechos cívicos, civiles y d e la familia”.
Sus padres eran personas de clase media, modestos empleados del comercio local, ninguno de ellos músico. Sin embargo, asistían de vez en cuando al Teatro lírico a ver las operetas de moda y en ocasiones llevaban al niño Caudio Aquiles. Debussy mostró desde niño interés por el piano. Su formación musical a temprana edad se da dentro del marco de algunas de las amistades y parientes lejanos. En casa de su tía Clementina recibe las primeras lecciones de piano. Luego tomó lecciones de un profesor italiano de nombre Cerutti, quien le enseña los primeros rudimentos. Finalmente su padre, por intermedio de un amigo director de orquesta presenta el niño a la Señora Matilde Mauté de Fleurville, una profesora de piano que fue alumna de Chopin. La señora Matilde reconoce inmediatamente el potencial que hay en el niño, recomienda a los padres que siga la carrera de virtuoso y además se ofrece para darle lecciones gratuitas. Las lecciones de Matilde han debido de ser tan buenas que al cabo de un año el niño estaba muy bien preparado para ingresar al Conservatorio. En efecto, el 22 de Octubre de 1872, a la edad de 10 años, Claudio Aquiles ingresa al Conservatorio de París. Los estudios musicales en aquella época eran bastante exigentes con una duración de doce años.
El muchacho se convirtió en un joven romántico, simpático, extrovertido y soñador que improvisaba al piano con gran facilidad. A partir de 1879 Debussy comparte sus estudios en la Academia con viajes y vacaciones a lugares maravillosos en compañía de bellas, ricas y distinguidas damas. Por su gran talento como pianista es contratado por la señora Pelouze- Wilson quien se lo llevó a su castillo de Chenonceaux. Allí pasa unas vacaciones tocando en al piano en un trío e improvisando por las noches para su honorable patrona.
Para el año siguiente fue contratado por la señora Von Meck, una riquísima viuda que fue también mecenas de Tchakovsky, para dar clases de piano a sus hijos. Debussy pasó tres veranos recorriendo los mejores centros de veraneo en Europa con la señora Von Meck. Durante 1880 conoce a María Blanca Vasnier una mujer joven, bella de unos 32 años, casada con Eugenio Vasnier, hombre muy culto aficionado a la música, 11 años mayor que ella. Esta mujer será la musa que inspire a Debussy en los futuros años. Debussy es un visitante asiduo del hogar de los Vasnier. Allí se le da una habitación con un piano para que pueda trabajar a gusto. Inclusive cuando los Vasnier van de vacaciones a su casa de campo, el joven los acompaña. Esta familia lo estimula a completar su educación en otras áreas de la cultura. Lee mucho sobre poesía, pintura y literatura, y se familiariza con las últimas tendencias en materia de arte. En 1882 escribe más de veinte canciones dedicadas a María Blanca y su primera obra publicada: la melodía “La Noche estrellada” sobre un poema de Banville.
En 1884 gana el Premio de Roma con su cantata “El Hijo Pródigo”. El Premio de Roma era la mejor recompensa que un estudiante del Conservatorio pudiera obtener. Significaba éxito en el medio artístico, publicidad y fama. Se otorgaba cada año al mejor estudiante y consistía en una generosa pensión de tres años en los ambientes de la Villa Médicis. Una antigua propiedad de los Papas adquirida por el gobierno francés en 1803. El lugar está sobre una colina, dominando toda la Ciudad Eterna.

Fantasía para piano y orquesta.
La “Fantaisie pour piano et orchestre” de Claude Debussy es una obra dentro del más puro estilo impresionista, compuesta en 1889. Es casi un concierto para piano de unos 24 minutos de duración.
Esta obra se estructura en 3 movimientos:
1. Andante – Allegro 8:03.
2. Lento e molto expressivo. 8:30.
3. Allegro molto 7:20
Comentarios:
1. El primer movimiento de carácter sereno, pero expresivo, ofrece una textura musical muy relajante llena de suaves arpegios y trinos sonoros por parte del piano. Son como los reflejos dorados del sol sobre la superficie del agua. El clarinete y el oboe dibujan arabescos de gran belleza en las transiciones melódicas, que se fusionan armónicamente con las notas del piano. Escuchamos en el fondo las suaves cadencias de la orquesta que nos describe una ambientación brumosa e indecisa que nos transporta a regiones de fantasía.
2. El segundo movimiento es romántico y sentimental, sin caer en repeticiones cursis, que deprimen a los oyentes hasta el cansancio. Nos narra una canción de idilio entre el piano y las cuerdas que comienza tímidamente y va ganando intensidad y calor a medida que se desarrolla. El uso de escalas pentatónicas le da cierto aire de misterio a las melodías Después de alcanzar un clímax, se disuelve el tema entre un tejido polifónico de melodías en distintas tonalidades.
3. El tercer movimiento, alegre, vivaz, inteligente y decidido contiene pasajes de gran virtuosismo para el piano. Debussy maneja muy bien los acelerandi y retardandi para dar un impulso dinámico al discurso sonoro. Al final se hace una recapitulación de los temas expuestos.
Discografía:
1. Jean Martinón- Orquesta Nacional de Ortf. Aldo Ciccolini Piano.



Preludio a la siesta de un fauno.



Una de las grandes obras del periodo impresionista. Esta pieza corta de un solo movimiento tiene apenas unos 10 minutos de duración. Fue compuesta entre 1892-94, teniendo como inspiración un poema de Mallarmé del mismo nombre.
Comentarios.
1. Originalmente, el autor pensó componer una obra de tres partes: Preludio-Interludio-Paráfrasis, pero las dos últimas secciones no pasaron de ser un simple bosquejo.
2. Es una obra fresca, moderna y sorprendente, que rompe con el pasado, dando inicio a una nueva etapa en el devenir musical del siglo XX.
3. La melodía principal, que representa al fauno, va a ser tocada varias veces por la flauta traversa, y luego retomada por los oboes y clarinetes. Es una melodía en la escala cromática, poseedora de un cierto aire oriental. Este tema introductoria, acompañado de otros “fragmentos musicales” sugiere la presencia de algunos seres de la naturaleza. Debussy nos transporta a un paisaje al aire libre, donde no sabemos si soñamos o estamos conscientes de lo que sucede alrededor. Por un lado, las cuerdas del arpa en sus arpegios imitan el agua cantarina de un arroyo. Los acordes de un corno lejano, evocan las montañas. El murmullo de los violoncelos y contrabajos imitan el rumor del viento entre los árboles. En conjunto crean una atmósfera vaga e indecisa como en los cuadros impresionistas.
4. En palabras del propio autor la obra “Es una interpretación completamente libre del poema de Mallarmé. No tiene pretensiones de ser una síntesis del mismo. Es mas bien, una serie de escenas en donde se revelan los deseos y sueños de un fauno en una cálida tarde de verano.”
Discografía:
1. Jean Martinon – Orquesta nacional de l’ Ortf. 1974.
2. Ernest Ansermet – Orquesta de la Suisse Romande. Decca. 1993.
3. Pierre Boulez. Orquesta de Cleveland. D.G. 1995.
4. Bernard Haitink. Orquesta Real Concertgebouw. Phillips. 1993.

Trois Nocturnes.

Este tríptico orquestal fue compuesto entre los años de 1896 - 1899. Fueron años difíciles para el compositor por la poca productividad. En realidad no inicia nada nuevo sino más bien se dedica a repasar y completar obras comenzadas. Debussy está seco de ideas. Su vida personal se vuelve amarga y complicada con muchas decepciones en el plano afectivo. Por un lado se siente frustrado, pues su gran obra en donde ha puesto toda su energía creadora, la ópera Pelleas y Melisanda no ha logrado ser representada. Es asiduo visitante de la casa del pintor Alfredo Stevens. Se enamora de su hija Catalina Stevens, con quien mantiene una relación de amistad desde hace varios años. Sin embargo su propuesta de matrimonio es rechazada por la joven, pues esta ya tiene otro compromiso. Se siente derrotado. Sale por las noches a tomar cerveza. Visita los cafés y cabaret donde se reúnen los grandes artistas y literatos de aquel París de fin de siglo como Valéry, Stuart- Merril, Colette y otros. En 1898 empeora su situación económica y tiene que dar lecciones de piano para poder vivir. En 1989, para huir de la soledad en que estaba envuelto, contrae matrimonio con Rosalia Texier una joven rubia y elegante que trabaja como maniquí. Sus padres no aceptan esta unión por considerarla poco productiva. Sin embargo, se siente mas acompañado y la pareja pasa momentos felices. Hacia fin de año terminas de componer los Nocturnos, que serán estrenados al año siguiente.

Los Nocturnos son tres piezas de estilo impresionista que describen ambientes diferentes, inspiradas en una serie de cuadros nocturnos del pintor inglés Whisler, sobre algunas vistas del río Támesis. La palabra nocturno aquí empleada no debe entonces confundirnos con un tipo de pieza para piano de tipo romántico, muy usada por Chopin y Liszt.
La obra se estructura en tres partes y tiene una duración de unos 23 minutos.
1. Nuages – Modéré – Un peu anime 6:15.
2. Fêtes – Anime et très vite – Modéré mais toujours très rythme. 6:31.
3. Sirènes – Modérément rythme – anime. 9:40
Comentarios:
1. Nocturnos es una de las obras claves del impresionismo. Su música es un prodigio de equilibrio rítmico y armónico, construida a base de pequeños detalles orquestales sugerentes de una atmósfera de ensueño y placer inagotables. En una obra, que data de 1892 titulada “Tres escenas al crepúsculo” Debussy compone los esbozos de lo que será una primera versión. La abandona por algún tiempo y luego la retoma y la convierte en “Tres nocturnos para violín principal y orquesta” destinada al violinista Ysaye, al cual le dedica esta obra. Posteriormente cambia de planes y la vuelve a modificar dándole su forma definitiva cono un “Tríptico sinfónico para orquesta y coro de mujeres”. La première de la misma se da el 9 de diciembre de 1900 con la orquesta de conciertos Lamoreux en París, bajo la dirección de Camilo Chevilland. En el programa del día del estreno, Debussy dejó una descripción de su obra para orientar a los oyentes “El título de Nocturnos quiere tomar aquí un sentido más general y, sobre todo, más decorativo. No se trata pues de la forma habitual de Nocturno, si no de todo lo que esa palabra contiene de impresiones y de luces especiales”.
2. La primera parte Nubes es una pieza lenta, de carácter misterioso y espectral, que representa los cambios en el cielo durante el crepúsculo. Las combinaciones armónicas bastante sutiles denotan la madurez del autor en el desarrollo de una técnica compositiva depurada que emplea pequeños toques de color, a la manera de pintores impresionistas, para sugerir las ideas. La intervención del sonido melancólico del corno inglés acentúa la sensación de estar soñando.
3. El segundo movimiento es una verdadera fiesta de arabescos multicolores dibujados por los trémolos de los cobres y las cuerdas, en ritmos desenfrenados con que se presentan las danzas bastante animadas. Los sentidos se avivan con una marcha espléndida y brillante con que concluye la primera sección.
4. El último movimiento evoca las ondas marinas y los misterios de las profundidades, donde los peces de colores nadan entre las rocas y los corales.

Discografía:
1. Jean Martinón. Orquesta de parís. EMI. 202.
2. Sergiu Celibidache. Orquesta Sinfónica de la Radio de Stuttgart. Deutsche Gramophon. 1999.
3. Bernard Haitink. Orquesta Real Concertgebouw. Phillips. 1993.
4. Pierre Boulez. Orquesta de Cleveland. Deutsche Gramophon. 1995.


El mar.
¿Por qué el mar?
El mar ha ejercido desde siempre un atractivo irresistible sobre los hombres. Muchos pintores, músicos y poetas se han inspirado en él para crear obras de arte imperecederas. En pintura tenemos las marinas del pintor inglés William Turner, de sublimes atardeceres, donde el cielo se tiñe de colores cálidos como el rojo bermellón, el naranja y el oro. También los pintores impresionistas trataron de expresar el movimiento de las olas. Claudio Monet y Alfred Sysley se concentraron en los reflejos del sol sobre la superficie del agua y la atmósfera brumosa de los puertos. El mar es fuente inagotable de música y sonidos maravillosos. Es como una gran orquesta de la naturaleza. Las olas se mueven sobre la superficie de manera periódica estableciendo un ritmo musical. Cuando hay tempestad entonces el mar se enfurece y el viento encrespa las olas que chocan con furia contra las rocas y acantilados de la costa produciendo ruidos fenomenales.
Debussy era un apasionado por el mar. En una carta a un amigo escribe:
“Seguramente, tu no sabes que yo estaba destinado a ser marino, pero por circunstancias del destino, mi vida cambió en otra dirección. Pero siempre he sentido una pasión inmensa por el mar”

El mar o La Mer es una suite sinfónica o bien “bosquejos sinfónicos” de Claude Debussy compuesta en 1905. Consta de tres partes que llevan títulos muy sugestivos:
1. Del alba al mediodía en el mar 9:09
2. El oleaje. 7:05
3. Diálogo del viento y el mar. 8:12
Comentarios:
1. Esta obra, que revolucionó el panorama de la música moderna, atrae por sus avances tan innovadores: Contraposición de temas, riqueza de sonidos, gran colorido orquestal y timbres exóticos.
2. La primera parte, se inicia con un tema misterioso, ejecutado por las cuerdas en registros muy bajos, evocadora de un amanecer marino. Luego aparece el sonido cautivante de una flauta que dibuja las ondas del mar y el viento representado por los acordes de los violoncelos. Diversos sonidos traen a la memoria la variedad de la vida dentro del mar: peces de colores, animales fantásticos, corales, ondinas, delfines,…etc. La pieza va ganando intensidad hasta la parte central donde se llega a un clímax, en un momento de mucha emoción, cuando los metales y la percusión ponen todo su acento. Después de una pausa prolongada surgen otros temas: un contrapunto entre las cuerdas y los clarinetes, trompetas y oboes que se diluye suavemente, dando paso al canto victorioso del Dios de las aguas.
3. El segundo tema, juego de las olas, es de una complejidad y riqueza sinfónica extraordinaria. Es el más innovador de todos en cuanto a los cambios impredecibles de ritmos y la yuxtaposición de melodías. Debussy experimenta aquí con una gama amplia de sonidos que esbozan fragmentos musicales de una manera nerviosa y que representan de alguna manera, los cambios caprichosos de las olas y la espuma que revienta en las crestas onduladas. Hacia el final surge un tema nuevo, como de un vals frenético que nos arrastra entre el torbellino para luego desaparecer en forma muy sutil.
4. El movimiento final es de mucha agitación en su primera parte. Hay una tormenta en el mar: el viento sopla con fuerza y levanta el oleaje que se revienta contra las rocas. Destaca una contraposición entre la sección de los cobres y las cuerdas de la orquesta. Las criaturas marinas arrastradas por la furia de las corrientes, luchan con desesperación. Luego viene la calma al final de la tormenta. Se escucha un tema muy suave tocado por las flautas y oboes. Finalmente volvemos al tema inicial y el dios Neptuno se despide entre la blanca espuma y vuelve a las insondables profundidades del mar.
5. La música es muy innovadora. Está compuesta de timbres de gran belleza en las trompetas y la percusión. Las melodías fragmentadas crean una sensación de pintura impresionista.
Discografía:
1. Jean Martinon – Orquesta nacional de l’ Ortf. 1974.
2. Pierre Boulez- The Cleveland Orquestra. DG. 1995.
3. Ernest Ansermet – Orquesta de la Suisse Romande Decca. 1993.
4. Sergiu Celibidache. Orquesta Sinfónica de la Radio de Stuttgart. Deutsche Gramophon. 1999.
5. Bernard Haitink. Orquesta Real Concertgebouw. Phillips. 1993.

Imágenes.
Debussy trabajó en el Tríptico de Imágenes entre los años 1905-1912. Es una obra algo descriptiva de carácter pictórico que, como las postales de viaje, muestra algunas facetas de tres países muy queridos por el autor. Son pues imágenes de viaje para recordar los lugares visitados. En primer lugar Gigas es una pieza que emplea melodías del folklore escocés. Iberia es un tríptico en si mismo que evoca a España. Sin embargo en Iberia los temas, aunque expresan muy bien la esencia del carácter español, no pertenecen al folklore. Finalmente la última imagen Rondas de Primavera recuerda a Italia. El autor colocó en el título como un epígrafe las palabras “Viva mayo, bienvenido sea mayo con su bravío estandarte”, que provienen de una canción folklórica italiana. La première de Iberia se dio el 20 de febrero de 1910 en los Conciertos Colonne. La obra suscitó cierta polémica en algunos sectores por la transformación estilística, en comparación con El Mar. Muchos criticaron las citas del folklore como algo fuera de lugar y se habló durante mucho tiempo del “Caso Debussy” como un artista inconsecuente con su público en su búsqueda obstinada de la renovación.
La Suite Imágenes es de unos 35 minutos de duración y está estructurada en tres partes:
1. Gigues 7:08.
2. Iberia
I. Por las calles y los caminos. 7:21
II. Los perfumes de la noche. 9:06
III. La mañana de un día de fiesta. 4:20
3. Rondas de Primavera. 7:29.

Comentarios:
1. En la primera pieza el tema principal de la Giga, tomad de la canción “The Keel road” es ejecutada por el oboe de amor, un instrumentos antiguo, que imita el sonido de la gaita escocesa. Es una partitura alegre, ligera y con un saludable toque de humor por los ritmos sincopados. La fina paleta orquestal de Debussy logra matices y reflejos sutiles de gran belleza.
2. Por las Calles y los Caminos es una pieza española movida y alegre. Presenta una danza de tipo popular, animada con el sonido de las castañuelas. El maestro Manuel de Falla fue un gran admirador de esta obra y se asombraba de ver como Debussy, que nunca estuvo en España, pudo captar de manera tan profunda el sentimiento y la esencia de su pueblo.
3. Los perfumes de la noche nos invita a soñar en algún lugar nocturno con su suave melodía de cuerdas acompañadas de las arpas y ritmo voluptuoso de las flautas.
4. La mañana de un día de fiesta comienza por donde termina la pieza anterior para dar continuidad al conjunto. En un pequeño pueblo, se oyen las campanas de la iglesia levantando a los parroquianos. De repente un violín da inicio a otra sección en donde empiezan a surgir temas más movidos y animados. La obra entra en calor con una melodía saltarina que va migrando de un lado a otro de la orquesta. Finalmente nos despedimos con una fanfarria en los cobres.
5. Rondas Primaverales es una composición trabajada con la precisión de un relojero en cuanto al ensamblaje de los temas y el contrapunto. Hay susurro de pájaros y el viento jugando con las flores de la campiña. La música expresa la felicidad plena, el amor a la vida y el optimismo, que inspiran la contemplación de algún bello paisaje en las primeras horas de la mañana.

Discografía:
1. Bernard Haitink. Royal Concertgebouw. Phillips. 1993.
2. Jean Martinon – Orquesta nacional de l’ Ortf. 1974.
3. Sergio Celibidache. SWR Orquesta Sinfónca d ela Radio de Stuttgart. DG. 1999.

El martirio de San Sebastián.
El Martirio de San Sebastián (Le Martyre de Saint Sébastien) es un oratorio místico religioso, de Claude Debussy. La obra se deriva de una música para una representación teatral del mismo nombre con letra del poeta Gabriel D’Annunzio. La obra tiene una duración de 66 minutos y se divide en 17 cuadros. Esta conformada por cinco actos en donde se alternan piezas musicales, coros, recitativos y arias, unidas por la voz del narrador.
I. La corte de los Lirios.
1. Preludio. Lento “Hermano, qué pasará con el mundo” Los gemelos. 7:46.
2. “¡Sebastián!” – Coro. 2:06.
3. Danza extática de Sebastián sobre las brazas. Los gemelos, Coro. 6:11
II La Alcoba mágica.
4. Preludio. Moderado. 3:46
5. Yo siego la espiga del trigo. La Virgen Erígena . 2:17
6. Que llore mi hijo dulcemente. Vox celestes. 5:40
III El Concilio de los falsos dioses.
7. Preludio. Moderado 1:57.
8. Paian, Lirio de Oro, Arco de plata. Coro. 1:46.
9. ¿Habréis visto aquel que yo amo? Recitativo. Coro. Vox sola. 8:50
10. ¡No llores más! Recitativo. Vox sola. Coro. 1:23
11. “¡ Io, Io, Adoniastes!” Coro. 0:43
12. “Está muerto. El bello Adonis”. Coro. 3:05
IV El Laurel herido.
13. Preludio. Sombrío y lento. 4:22
14. Ahí está él, el pastor. ¡Miradlo! Recitativo. 3:56.
15. ¡Ay, por desgracia! Coro. 6:35
V El Paraíso.
16. Interludio. Moderado 1:14
17. “¡Gloria!” Coro. Anima de San Sebastián. 4:39.

Comentarios:
1. Esta composición coral, escrita en 1911, se inspira en los Misterios de la Edad Media o autos sacramentales, que narran los milagros del santo. Es una mezcla de misticismo pagano, cristianismo, misterio y magia, muy apropiada para la música impresionista de Debussy.
2. La bailarina rusa Ida Rubinstein comisionó la obra y tomó el papel del Santo. Eso, por supuesto, causó cierto revuelo entre el público más conservador que lo tomaron como una afrenta a la fe cristiana. En la presentación de la obra colaboraron el coreógrafo Michael Fokine, el pintor Leon Bask. La primera presentación tuvo lugar en el Téâtre du Châtelet en París el 22 de mayo de 1911. Unos días antes el Arzobispo de París impuso su veto sobre esta obra, instando a los católicos a no asistir a la representación, por considerarla ofensiva a todos los cristianos.
Discografía:
1. Anne Murria, Sylvia Mc Fair, Leslie Caron Coro Sinfónico de Londres Dir. Stephen Westrop. Orquesta Sinfónica de Londres. Michael Wilson Thomas Director. Sony.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Publicar un comentario en la entrada