lunes, 26 de abril de 2010

Aram Jachaturian



Aram Jachaturian
Compuso música para la danza, mezclando las técnicas modernas con las tradiciones armenias y el impulso frenético de los polirritmos.

Aram Jachaturian está considerado como la figura más importante de la cultura de Armenia en el siglo XX. Junto con Prokokfiev y Shostakovich forman el trío de grandes sinfonistas de la Unión Soviética.
Armenia es un país con una cultura milenaria, única en su esencia, por ser un puente entre Oriente y Occidente. Situado en la región Transcaucásica y limitando con Turquía, Georgia, Rusia y Azerbaiján ha sido objeto de invasiones por parte de sus vecinos. Su cultura ha sido influenciada por los árabes, persas y griegos en la antigüedad. Fue el primer país convertido oficialmente al Cristianismo en el año 301. Una de sus principales manifestaciones culturales es la música, en donde se amalgaman las influencias de Oriente y Occidente.
Armenia fue victima de una de los genocidios más terribles de la historia del siglo XX, cuando en 1918 los turcos eliminaron a un millón y medio de personas en una limpieza étnica. Más de medio millón debieron de emigrar a otros países, huyendo de la masacre, como los Estados Unidos y la Argentina. El país también fue repartido en trozos después de la Primera Guerra. Esto por supuesto despertó un fuerte movimiento nacionalista en la población, centrado en la defensa y rescate de sus raíces culturales.
Jachaturian nació en Tbilisi, o Tiflis, la capital de la República de Georgia, el 24 de mayo de 1903. Su padre dejó Armenia, su país de origen en 1870 y se estableció en Tbilis. El niño se interesó por la música desde muy tierna edad escuchando los cantos de su madre. En 1921 se fue a vivir a Moscú, ingreso en la carrera de Biología en la Universidad y fue admitido en el Instituto Gnesin para estudiar el violonchelo. Posteriormente ingresa al Conservatorio de Moscú, donde recibe clases de composición con Gnesin y Myaskovsky y orquestación con Vasilenko.
Una de las primeras obras de Jachaturian, y que refleja su preocupación por los temas del folklore, es “La canción del Ashugh errante” (1925) Op. 1, dedicado a su madre. Un Ashugh es un músico- poeta, personaje muy importante dentro del folklore musical armenio. Una obra que lo da a conocer es su “Suite para la Danza” (1933) que contiene distintos ritmos de bailes de las regiones de Armenia, Azerbaiyan, Georgia y Uzbekistan.

Concierto para violín.
El Concierto para violín en Re menor de Aram Jachaturian fue compuesto en 1940. La obra de unos 35 minutos de duración se estructura en tres partes:

1 Allegro con fermezza 14:54
2 Andante sostenuto 12:28
3 Allegro vivace 9:16
Comentarios:
1. El estilo de Jachaturiam es fresco, audaz y colorido. Su música contiene elementos del folklore de Armenia como lo son el uso de varios ritmos y métricas distintas que se combinan de manera increíble. Estas características se ponen de manifiesto en la trilogía de sus tres conciertos para Violín, Piano y Violonchelo, respectivamente.
2. La textura musical de esta obra, altamente polifónica, es bastante compleja, como casi todas las de Jachaturian. El empleo de varias capas de melodías y el uso simultáneo de diversos ritmos, o poliritmos, le da un carácter inconfundible a su lenguaje musical. También hay cambios frecuentes de métricas, siguiendo la tradición folklórica de su país, lo que se ha llamado polimétrica. Es frecuente en sus composiciones el uso del motorismo para dar una sensación de movimiento libre y le dan a su música ese carácter extrovertido, directo y desenfrenado.
3. Existen muy buenas grabaciones de este concierto. Merece destacar una de ellas por su excelente calidad: David Oistrak al violín y el propio Jachaturian dirigiendo la orquesta. En 1940 el afamado flautista Jean Pierre Rampal hizo una transcripción de este concierto para la flauta, bajo la aprobación del autor. Esta nueva versión es también una pieza digna de escuchar.
Discografía:
1. Julia Fischer Orquesta Nacional Rusa Dirigida por Yakov Kreizberg. Pentatone. 2004.
2. Aran Jachaturian. David Oistrak. Orquesta de la radio y Televisión de la Unión Soviética.
3. Jennifer Stinton (Flauta). Orquesta Filarmonía. Stuart Bedford. Regis. 1

Suite Masquerade.
En 1944 Jachaturian compone la Suite Masquerade, a partir de una música incidental, que data de 1941, para una puesta en escena de la obra Masquerade del dramaturgo ruso Lermontov. Desde sus inicios esta obra se ha hecho popular, sobre todo por el vals.
La Suite Masquerade es una obra de unos 17 minutos de duración y se estructura en cinco partes:
1. Vals 4:09.
2. Nocturno 4:18.
3. Mazurca. 2:32.
4. Romance 3:31.
5. Galope 2:42

Comentarios
1. Masquerade es una obra de muy fácil audición, escrita en un estilo tradicional que cautiva al oyente por sus hermosas melodías decididamente rusas. Es música popular, sin complicaciones, que se inscribe completamente dentro de la corriente del realismo socialista.
2. La obra se inicia con un vals sumamente atractivo en donde la melodía principal la llevan las cuerdas. Un segundo tema en tono menor ejecutado por los cobres y contrastante con el primero, aflora seguidamente, para luego volver al tema principal y alcanzar un clímax alegre y burbujeante.
3. El nocturno es una especie de diálogo melancólico entre el violín y la flauta.
4. El tercer movimiento es una mazurca clásica, alegre y animada y de gran colorido orquestal, hecha a la medida de las bailarinas.
5. El Romance, cuarto movimiento pleno de pasión y amor con sus melodías rusas, ofrece pasajes de trompeta de cierto virtuosismo.
6. La obra culmina de manera triunfal. Surge de repente un galope en donde las fanfarrias, los glisandos por parte de los trombones y los ritmos agitados de toda la orquesta, se precipitan de forma impulsiva en una carrera loca, llena de humor sencillo, vivo y desbordante.

Discografía:
1. Orquesta Filarmónica de Armenia. Loris Tjekavorian. ASV.
2. Orquesta Nacional de Escocia. Neeme Järvi. Chandos.


Espartaco.
Una de las obras más conocidas del compositor ruso Aram Jachaturian (1903-1978) es sin duda alguna, la música para el ballet Espartaco. Jachaturian comenzó a trabajar en la partitura de este ballet un poco después de la invasión de la Unión Soviética por los Alemanes en 1941. El tema de Espartaco posee elementos revolucionarios que atrajeron la atención de Jachaturiam. Es la historia del gladiador de Tracia que encabeza una revuelta popular en contra del Imperio Romano. La obra fue compuesta en el período 1950- 1954. La première del ballet se da en Teatro Kirov de Leningrado con coreografía de Leonid Yakobson en 1956.
La suite del ballet Espartaco es de unos 24 minutos de duración y consta de cuatro secciones:
1. Variación de Egina y Bacanal 3:18
2. Escena de danza con crótalos 3:39.
3. Adagio de Espartaco y Frigia 9:08.
4. Danza de las jóvenes gaditanas y victoria de Espartaco. 7:02.

Comentarios:
1. La Variación de Egina y Bacanal es una pieza brillante por los poliritmos folklóricos y los colores deslumbrantes de la orquestación. El uso de una percusión con platillos, panderetas y castañuelas contribuye a acentuar aún más el carácter eslavo. La música de Jachaturian está hecha para danzar y no podemos escucharla sin imaginarnos las bailarinas moviéndose en el escenario.
2. La Escena de danza con crótalos ofrece la intervención del saxofón que le confiere una dosis de sensualidad desbordada. Es una danza llena de erotismo por las sinuosas líneas melódicas de las flautas acompañada de la orquesta. Hay episodios de bravura muy emocionantes.
3. El Adagio de Espartaco y Frigia está estructurado en la forma terciaria. Contiene el tema más hermoso y delicado de toda esta composición y que la ha proyectado hacia la fama. La primera presentación la hace el arpa con sus dulces glisandos. Luego lo esboza el corno inglés con ribetes de mucho lucimiento. Al final la orquesta en pleno ataca el tema principal con un desarrollo expansivo muy bien controlado, hasta elevarse a un clímax de gran sentimiento. Seguidamente hay un crescendo que nos lleva a un episodio en donde se desarrollan los temas a plenitud.
4. En la Danza de las jóvenes gaditanas y victoria de Espartaco hay misterio y magia en la apertura con la intervención del fagote ejecutando un tema reiterativo. Luego los clarinetes presentan un segundo tema más movido. Luego el mismo tema brilla en las cuerdas de los violines y después migra a otros instrumentos en una apoteosis, que erupciona como un volcán hirviente de lava encendida.




Discografía:
1. Aram Jachaturian. Filarmónica de Viena. DECCA.
2. Loris Tjekavorian. Orquesta Filarmónica de Armenia. ASV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario